S.O.S. ¡Tengo una entrevista de trabajo!

Por fin te llamaron de ese trabajo soñado al que aplicaste. ¿Cómo te vas a arreglar para ese gran día?


La pregunta es: ¿qué tipo de impresión quieres dar? Con base en la respuesta, te dejo algunos consejos que te servirán para elegir el look ideal en un evento tan importante.

Lo que sí: Hay una combinación por excelencia que nunca falla: el famoso black & white, que es discreto, armonioso y muy elegante. Algo que te ayudará a mostrar tu lado ejecutivo son unos pantalones negros tipo sastre con algún corte favorecedor. Puedes usar tu camisa blanca básica; si es lisa, mejor. Checa que esté perfectamente limpia y planchada, y agrega un saco oversized en color negro.

Lo que no: Evita los estampados, en especial de la cintura para arriba, pues muchas veces creemos que hicimos una buena combinación, sin darnos cuenta de que es demasiado ruido visual. Puede distraer al entrevistador, e incluso corres el riesgo de verte más casual que elegante.

Lo que sí: Elige zapatos altos, cómodos, que no tengan aplicaciones ni brillos. Cuando se trata de escoger el par indicado, procura que sea negro, liso y con un tacón intermedio que te permita estar derecha, cómoda y lucir arreglada.

Lo que no: Están prohibidos los escotes pronunciados de cualquier tipo y las aberturas exageradas en faldas. No se trata de vernos sexys, sino de que nos tomen en serio. Los cuellos en V, al igual que las blusas de licra pegadas y las minifaldas, están estrictamente fuera de lugar.

Lo que sí: Puedes usar una falda siempre y cuando la altura sea sobre la rodilla o más abajo. Te recomiendo el corte lápiz, pues te marca el cuerpo estilo reloj de arena de una manera muy femenina. Lleva tu misma camisa blanca o negra fajada por dentro y unos zapatos cerrados negros.

Lo que no: Los clutches o bolsas de mano sólo se usan en bodas o eventos muy formales de día, pero casi siempre se reservan para la noche. Cuando elijas el bolso, busca que tenga un tamaño mediano, y que, de preferencia, sea de color sobrio y discreto.

Lo que sí: Un little black dress tipo cocktail podría ser perfecto. Con esto me refiero a que debe cumplir ciertas características: que su altura sea a la rodilla o abajo, el corte recto o en A, sin volumen y nada entallado, escote discreto y tirante grueso o manga. A este vestidito negro básico puedes agregarle un blazer en otro tono, como blanco, negro o beige.

Lo que no: Recargar tus accesorios es un error absoluto. Evita las piezas statement y opta por joyería delicada, que muestre tu feminidad sin llamar de más la atención. Accesorios en plateado o dorado son la mejor opción. ¡Evita los colores!

Lo que sí: Un maquillaje natural será más que suficiente. Puedes agregar un toque de color en los labios, pero que no sea demasiado. Puede ser rosa claro, algún brillito o nude.

Lo que no: No es necesario tardar horas arreglando tu pelo, pero tampoco lo dejes tal cual te despertaste. Intenta que no tenga ni mucho volumen ni que esté tan pegado. Busca algo relajado intermedio que se vea fresco y presentable.

Con esta pequeña asesoría, tu look está resuelto; ya sólo te queda prepararte súper bien y conseguir ese trabajo. Ánimo, que… ¡ya es tuyo!

Columna anterior: La moda eco friendly

¿Te gustó este contenido?