CEPRA intentó engañar al SAT

CEPRA es una de las empresas que hoy obstaculiza la digitalización del SAT

CEPRA intentó engañar al SAT

Unos 30 mil funcionarios del SAT, que comanda Osvaldo Santín, trabajan con dos computadoras en sus escritorios. Usted podría pensar que es parte de la tan cacareada digitalización del brazo recaudador del gobierno federal, pero no es así, se trata de un síntoma de la corrupción en los juzgados, específicamente en el Juzgado Primero de Distrito en Hidalgo.

Es decir, el SAT lanzó una licitación en marzo de 2016 para la Administración de Puestos de Servicio 3 (APS-3) que consiste en proveer, instalar, dar mantenimiento y soporte a equipo de cómputo, durante 42 meses, en sus instalaciones repartidas por todo el territorio nacional.

Este contrato, fue adjudicado el 21 de junio de 2016 a la empresa Mainbit, S.A. de C.V. que cumplió con la oferta más baja en precios. Sin embargo, la compañía CEPRA S.A. de C.V., que ha sido sancionada anteriormente por Pemex por presentar documentación falsa en una licitación, se empecinó en obtenerlo, por lo que echó atrás el fallo mediante el Órgano Interno de Control (OIC) del SAT y se adjudicó un nuevo fallo el 27 de septiembre de 2016.

Mainbit, el ganador original, promovió una nueva inconformidad (expediente INC 0017/2016) basándose en que CEPRA no presentó debidamente unas certificaciones de competencias en su propuesta técnica.

Ello terminó en un tercer fallo dictado el 01 de junio de 2017, nuevamente en favor de Mainbit, por lo que el 14 de junio de 2017 la Administración Central de Recursos Materiales y Servicios del SAT emitió el oficio 300-04-00-00-00-2017, donde termina anticipadamente el contrato que mantenía con CEPRA.

LA MALICIA

Desde entonces CEPRA, con argucias legales, ha dejado pasar el tiempo y no ha soltado el contrato. Son alrededor de 20 juicios que ha promovido tanto de nulidad ante el Tribunal Federal de Justicia Administrativa como de amparo ante diversos juzgados, y en ninguno ha obtenido una sola sentencia favorable.

Con una de estas argucias llevó el caso al Juzgado Primero de Distrito en Hidalgo, en donde bajo el amparo 777/2017 ha obtenido suspensiones por parte de dos secretarios: Francisco Alberto García Ramírez y Jaime Sebastián Ríos Tavera que curiosamente actúan por vacaciones del juez titular Diego Alejandro Ramírez Velázquez. Suspensiones que han paralizado la ejecución del contrato de Mainbit, evitando que se continúe con el proceso de sustitución de equipos de cómputo.

A la fecha, Mainbit sólo ha podido colocar 75 por ciento de las computadoras, pues CEPRA se ha negado a retirar sus equipos durante al menos 18 meses, por lo cual volvemos al principio: 30 mil servidores públicos cuentan con dos computadoras en sus escritorios mientras una suspensión definitiva se avecina y el caso está con un pie ante el Consejo de la Judicatura Federal, por la presunta corrupción en el Juzgado de Hidalgo. Uff, así las cosas.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano