Carlos Samayoa: Seguridad vial, un reto pendiente

Esperamos que la nueva administración que encabeza Claudia Sheinbaum tome cartas en el asunto y brinde la continuidad que este proyecto requiere

Mevlüt Çavusoglu / Canciller de Turquía

En México mueren cada día 44 personas a causa de accidentes viales. No se trata de la mala suerte de una persona que al cruzar la calle fue atropellada por un auto a gran velocidad en un carril confinado, sino de una evidente falta de seguridad vial que requiere atención especial para prevenir casos como los recientes, donde ciclistas y peatones fueron atropellados.

Si bien es cierto que todos estamos expuestos a sufrir un percance en el tránsito, también lo es que la responsabilidad de autoridades federales, estatales y municipales está en implementar reglamentos efectivos y espacios seguros con la infraestructura adecuada para que la movilidad en todos los medios de transporte sea posible.

Desde hace más de cuatro años, especialistas en la materia y organizaciones de la sociedad civil han trabajado en una iniciativa de Ley General de Seguridad Vial, que garantice la protección de la vida e integridad física de las personas que se desplazan por las vías públicas del país; ojalá que el Congreso Federal haga lo necesario para que pronto sea aprobada.

La experiencia de grandes y caóticas ciudades del mundo, como Nueva York, Los Ángeles, en Estados Unidos; Bogotá, en Colombia; París, en Francia; y Seúl, en Corea, entre otras, ha demostrado que es posible reorganizar el espacio público para centrar la movilidad en las personas y no en los automóviles. Necesitamos que México se sume a esa ola.

Transformar las ciudades mexicanas requiere reforzar aspectos tan básicos como la educación vial y el cambio hacia un modelo conocido como calle completa, que ofrece condiciones de equidad a las personas que diariamente nos trasladamos, sin importar si esto es caminando, en auto, en bicicleta o en el transporte público.

Un primer paso para tener un modelo de este tipo, sería implementar un ambicioso proyecto para el corredor Cero Emisiones, en el Eje Central Lázaro Cárdenas, que diversas organizaciones han impulsado durante al menos tres años.

Con ello se lograría que esta avenida, una de las más largas de la capital del país, ofrezca un espacio seguro y agradable para ciclistas y peatones.

Y eso, por supuesto, incluye la modernización del trolebús, para ofrecer un servicio de alta calidad y libre de emisiones contaminantes.

Una parte importante de este proyecto se ha denominado Trolebici. De implementarse, marcaría la pauta de cómo son las calles que debemos tener, y se convertiría en un modelo replicable en cualquier otra ciudad del país.

Lamentablemente la falta de voluntad, la poca transparencia y la enorme burocracia de funcionarios de la Secretaría de Movilidad de la Ciudad de México han impedido que este proyecto se realice.

Esperamos que la nueva administración que encabeza Claudia Sheinbaum tome cartas en el asunto y brinde la continuidad que este proyecto requiere, lo cual contribuiría a lograr medidas efectivas para mejorar la movilidad y garantizar una convivencia segura y pacífica en las calles.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPosdata

Posdata