Carlos Rivera no promete

A Carlos Rivera le abrieron las puertas en Televisa y no ha sabido aprovechar la oportunidad en una de las empresas más importantes de habla hispana

Cuando un artista (porque ya cualquiera con un micro en la mano usa ese término) se vuela y se siente diva, es el inicio del fin de su carrera

Esto pasa por dos cosas, porque el pseudo famoso ya alucina una irrealidad, o porque tiene un pésimo manejo y es muy mal aconsejado por su staff. Tal es el caso de Carlos Rivera, un exacadémico con dos papeluchos e intento de discos, que ha sido fracaso tras fracaso. Acepto que lo único que ha hecho bien fue el Rey León; pero fuera de eso, todos los proyectos de televisión en los que ha estado han sido un GRAN fiasco. Lo que más me sacó de onda es que el tal Charly, como algunos le llaman, se dio el lujo de portarse prepotente y déspota en unas entrevistas. El señor llegó tarde e hizo esperar a los reporteros por más de una hora en un hotel en la Ciudad de México. Esto para anunciar su disco (que dudo a alguien le interese) y su presentación en el Auditorio Nacional (que no creo que llene ni la mitad, con todo y los boletos que ha tenido que regalar para que no se vea desértico). En fin, es un Azteco al que le abrieron las puertas en Televisa y no ha sabido aprovechar la oportunidad de formar parte de una de las empresas más importantes de habla hispana.

Hablando de migraciones laborales, desde que se abrieron otras empresas y formatos de televisión, surgieron dos puertas muy importantes. La primera es que hay mayor opción de contenido para el televidente y la otra es más oportunidades de trabajo para el equipo técnico y de talento. La televisión es muy canija, podrás tener un sueldo muy alto pero, si no estás saliendo en la tele, pierdes vigencia. Y si pierdes vigencia pierdes interés de los anunciantes; y si pierdes ese interés de los anunciantes, pues simplemente no te contratan y se crea un efecto dominó. En lo que va del año, ya son varios los que estaban en la banca de Televisa y decidieron irse a la televisora del Ajusco, como son Valentino Lanús, Kika Edgar, Joanna Vegabiestro, Sara Maldonado, Rebecca Jones y Ernesto Laguardia, por mencionar a algunos. Todos ellos fueron iconos de la empresa de la familia Azcárraga. Lo preocupante es que Azteca se ha dedicado a contratar a mucho televiso, pero les dan un proyecto y se olvidan de ellos, se vuelven talento desperdiciado. El punto de emigrar de una empresa a otra es tener trabajo y no simplemente ser parte de una guerra entre empresas. Se habla de contratos millonarios, pero la realidad no es así.

La mayoría ya ha tenido que probar nuevas plataformas que, a veces, las aprovechan bien. Pero algunos se creen millennials y, a sus 50 y tantos años, en lugar de hacer algo propositivo simplemente hacen el ridículo, como es el caso del canal en Youtube de Patricio Zambrano, ex Big Brother y ex novio de Irma Consuelo Cielo Serrano Castro, mejor conocida como La Tigresa. Todo tiene un momento y una edad para hacer las cosas. Ubíquense.
Por ahora me despido, la siguiente semana hablaré de ti.

Columna anterior: Se apaga el Sol de México

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano