La estrategia de BanCoppel

Los números de Coppel son un buen reflejo del poder que ha acumulado. Las cuentas de débito que tiene sobrepasan con facilidad los 23 millones de individuos


Hace unos meses el Grupo Coppel nombró a Rubén Coppel como nuevo Presidente del Consejo de Afore Coppel y BanCoppel, una de las instituciones financieras con mayor presencia en el mercado masivo mexicano.

Joven, Rubén pasó años entrenándose en una sucursal, conociendo de primera mano las necesidades de los clientes. El grupo tiene alrededor de mil 400 sucursales en total, pero el banco ya acumula poco más de mil, lo que revela la vocación de esta empresa: servicios financieros.

Le pregunté a Rubén cuál es su visión para los siguientes años, conforme su estrategia tome forma. Respondió que quiere que su banco sea en lo primero que piensa la gente cuando tiene alguna necesidad financiera. Para ello, ya prepara el desdoblamiento de los productos básicos (tarjeta de débito, por ejemplo), en sub-productos o productos más sofisticados que le permitan atender las necesidades evolutivas de su segmento.

Los números de Coppel son un buen reflejo del poder que ha acumulado. Las cuentas de débito que tiene sobrepasan con facilidad los 23 millones de individuos, cuyo saldo promedio rebasa los mil 400 pesos. Cada mes este banco está abriendo más de 161 mil nuevas cuentas y pronto se acercará a los cuatro millones de tarjetas de crédito colocadas. En cada tarjeta otorga una línea de crédito cercana a los diez mil pesos.

La mayor parte de la gente que utiliza los productos crediticios de Coppel lo hace en necesidades de la vida cotidiana, como la compra de útiles escolares o los gastos en cierta temporada del año. No obstante, temas como turismo y viajes ya empiezan a aparecer con fuerza en los rubros en los que se utilizan estas tarjetas.

Un renglón que me llamó la atención fue la morosidad en tarjeta de crédito, que está reportada al 20.6%. Pero Rubén vive tranquilo con ese dato, señalando que ése es precisamente el rango en el que se siempre se mueve, y que es resultado de los ciclos de cobranza de sus acreditados. Coppel tiene metodologías de alto involucramiento para su cobranza.

¿Cuál es la magia de Coppel?, le pregunto. Responde que la facilidad con la que logran comunicar en términos sencillos y comprensibles la naturaleza y el alcance de cada producto financiero. Así, cuando una persona obtiene una tarjeta de crédito, sabe fechas, montos, plazos y todo lo que necesita para planificar los pagos. En adición, la empresa ha ido perfeccionando un tema vital: cada empleado de una sucursal debe ser capaz de responder preguntas relevantes sobre productos financieros (algo que, curiosamente, varios bancos globales no han logrado resolver).

Meade en NY

El Secretario de Hacienda llegó anoche a la Gran Manzana. ¿El propósito? Reunión con bancos globales e instituciones financieras que suelen hacer transacciones con México. Pero él en lo suyo, en lo hacendario. Y nada más.

motacarlos100@gmail.com

Columna anterior: El superávit y el mérito de Meade

¿Te gustó este contenido?