Capital del suicidio

Aguascalientes vive un fenómeno atípico, sin que ninguna autoridad estatal haya podido esclarecer hasta ahora

Alejandro_Sánchez
Alejandro Sánchez / Contra las cuerdas / Heraldo de México

Leí en Facebook de un amigo que vive en Aguascalientes un mensaje que me aterró: en un día ocurrieron cuatro suicidios en la capital, una ciudad relativamente pequeña de cerca de un millón 300 mil personas. Son menos habitantes que en Iztapalapa, poco más que en GAM, donde ese número ya hubiera escandalizado a nivel nacional.

Enseguida entré a medios locales y mi sorpresa todavía fue mayor al leer al secretario de Salud: No sé qué pasa. Me imaginé a Sergio Velázquez, titular de la dependencia, meciendo sus cabellos después de soltar tal franqueza.

Pero todavía no pasaba lo peor. Unos días después, el 15 de mayo, las notas periodísticas volvieron a hacer amargas revelaciones, esa vez informaron que cuatro hombres y una mujer se suicidaron en 12 horas, tres víctimas en la capital y las otras dos en distintos municipios.

Es un caso atípico del que no ha habido precedente en el estado ni en otras entidades y casi nadie se alarma, quizá porque se pierden las historias en un mar de noticias de ejecutados y otras cosas, a veces demasiado banales.

Aguascalientes acaba de pasar de segundo a primer lugar en suicidios y preocupa que las autoridades no tengan un diagnóstico que los acerque a entender el problema.

Es un tema que debe ser de investigación, nosotros no encontramos una explicación lógica, honestamente no encuentro qué es lo que pasa. Es algo que nunca se había presentado en el estado en un solo día, es un fenómeno totalmente atípico, volvió a declar Velázquez.

Preocupa también que la ola de suicidios no haya puesto a trabajar al propio gobernador Martín Orozco en una campaña inmediata de apoyo a familiares de las víctimas y para prevención. Tan sólo se sabe que en los suicidios hay depresión, alcoholismo y esquizofrenia, como principales rasgos, pero tampoco vemos activos ni trabajando en el tema a diputados federales ni senadores de la entidad para frenarlos. Entonces ¿para qué sirven cómo representantes?

En un país donde los asesinatos van al alza en este sexenio, los suicidios tampoco deben volverse parte de la normalidad de la vida, mucho menos en un estado que por mucho ha superado el promedio nacional. Hay en México un promedio de 17 suicidios al día, según la cifras de Inegi de 2016 y 2017. Aguascalientes ya llegó a cinco.

Se necesitan expertos que le entren al tema para que ofrezcan un reporte claro y preciso sobre las causas directas y luego que el gobernador Orozco se ponga a trabajar en la implementación de las políticas públicas necesarias.

Mi amigo que vive en Aguascalientes y escribió en Facebook el asunto de los suicidios, también conoce a dos personas, vecinos, que intentaron quitarse la vida. Según las cifras oficiales por cada suicidio se registran 10 intentos.

***

UPPERCUT: Salen más casos oscuros de la Luz del Mundo, de que lucran con la representación de sus feligreses para usarlos como borregos en elecciones. También al ex gobernador de Jalisco, Aristóteles Sandoval, le hicieron manita de puerco. Hay que googlear nomás para descubrirlo.

[email protected]

@ALEXSANCHEZMX

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo