Capacitar y certificar por un mejor México

Servimos mejor a los intereses de nuestros agremiados al mismo tiempo que contribuimos a armonizar los factores de la producción

Pedro Haces Barba / Secretario General de la CATEM / Opinión Editorial
Pedro Haces Barba / Secretario General de la CATEM / Opinión Editorial

La lucha sindical, tradicionalmente, se ha enfocado en defender los derechos de los trabajadores. Ésta es una tarea central y permanente, pero no suficiente.

Ante las transformaciones que experimenta el mundo laboral, la capacitación de los trabajadores —para dotarlos de mejores herramientas e incrementar su productividad— es una responsabilidad de las organizaciones sindicales modernas.

La capacitación y la certificación son herramientas que sirven a todos.

A los trabajadores, porque los dotamos de habilidades que mejoran sus ingresos y facilitan su movilidad.

A las empresas, porque se impulsa la existencia de personal calificado, productivo y, con ello, el país se posiciona como un destino rentable para la inversión.

A México, porque generamos un entorno de mayor productividad y con ello mejoramos las condiciones para el empleo bien remunerado y el crecimiento económico.

Por todas estas razones, en la CATEM (Confederación Autónoma de Trabajadores y Empleados de México) tenemos la convicción de crear un sindicalismo moderno que esté comprometido con la capacitación de los trabajadores.

De esta manera servimos mejor a los intereses de nuestros agremiados al mismo tiempo que contribuimos a armonizar los factores de la producción.

Congruentes con lo anterior, el pasado 8 de agosto tuvimos el honor de recibir, de manos del director general del Consejo Nacional de Normalización y Certificación de Competencias Laborales (Conocer), Rodrigo Rojas Navarrete, la cédula que acredita a la CATEM como una entidad de certificación y evaluación para todos nuestros agremiados.

Esta certificación permite que la CATEM capacite, certifique y evalúe a los trabajadores con base en estándares de competencia, así como a través de cursos de formación del capital humano en grupos de trabajo presenciales.

De esta forma, todos aquellos quienes se acerquen a CATEM cuentan, no sólo con el compromiso de trabajar por armonizar los factores de la producción en beneficio colectivo, sino que también tienen al alcance la posibilidad de capacitarse y certificarse como trabajadores comprometidos con la mejora continua; listos para enfrentar los retos de un mundo globalizado y con la preparación necesaria para ser empleados y trabajadores que pueden competir porque cuentan con las herramientas y habilidades necesarias para ser sujetos productivos y que aportan valor a su empresa.

Ésa es la cadena de valor que ofrece la CATEM a la economía mexicana.

Creemos en México, en su gente y en el proyecto económico del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Trabajando en la capacitación contribuimos a ese proyecto que busca mejorar las condiciones de vida de los trabajadores, al mismo tiempo que se genera un entorno de crecimientos justo y equitativo.

POR PEDRO HACES BARBA

SECRETARIO GENERAL DE LA CATEM

@PEDROHACESO

edp

¿Te gustó este contenido?