Cansado y desgastado

Durante una crisis de seguridad, el clima de la comunicación política se caracteriza por una presión psicológica

Gerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México
Gerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra / Heraldo de México

El día de ayer, Alfredo González Castro, director editorial de El Heraldo de México, explicó muy bien que la crisis por el combate al robo de combustibles ha provocado un mal humor en el gabinete del presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) y la imagen que proyecta su equipo es de agotamiento físico.

Durante una crisis de seguridad, el clima de la comunicación política se caracteriza por una gran presión psicológica que provoca estrés al interior de los equipos y en los cuartos de guerra. El profesor e investigador argentino Mario Riorda define a la comunicación de crisis como un (1) esfuerzo o intento programado que resulta de la planificación y de la preparación de un equipo. (2) Para obtener consenso de la prensa y de ciertos grupos afectados por la acción del sujeto de la crisis. (3) Para no perder poder o cuotas de poder. (4) Dentro de un periodo muy corto y concreto de tiempo. (5) Por medio de actividades de comunicación en las que se encuentran implicados los medios de comunicación colectiva. (6) Pero complementadas con actividades de comunicación interpersonal. Con base en el modelo de manejo de crisis de Riorda podemos empezar a analizar la gestión del gabinete presidencial.

1) Planeación y preparación. Ha sido una de las mayores críticas de la oposición a la estrategia de AMLO. Es evidente que hubo problemas al momento de planear las respuestas a los frentes abiertos que generó esta estrategia frontal. También es probable que AMLO le haya dado muy poco tiempo a su gabinete para preparar su estrategia y lo que ha sido evidente es la falta de preparación del director de Pemex.

2) Obtener consenso de la prensa y población afectada. El objetivo es lograr el consenso de la opinión pública en favor de las acciones de emergencia que toma un gobierno. Las encuestas revelan que no va mal el nivel de aprobación del gobierno que es mayor al 60 por ciento. Sin embargo, no ha podido convencer a toda la prensa y analistas de que su estrategia es la mejor.

3) No perder cuotas de poder. Un mal manejo de crisis de seguridad puede conducir a un gobernante a su derrota política, si no pregúntenle al ex gobernador de Guerrero, Ángel Aguirre, o a Peña Nieto después del caso Ayotzinapa.

4) Periodo corto de tiempo. En la medida en que pasa más tiempo, es posible que la capacidad de resistir psicológicamente descienda en los gabinetes. El equipo que maneja la crisis se desgasta y se debilita conforme aumentan las críticas, dudas y amenazas de la prensa.

5) Manejo de prensa y comunicación interpersonal. Las conferencias de prensa no fueron suficientes. Líderes de opinión y actores involucrados exigieron información directa, pero apenas ayer se pudieron reunir todos en Segob.

AMLO: me canso ganso, que tu equipo está cansado.

AGENDA ESTRATÉGICA. Recomiendo Nota Estratégica 44 sobre Fuerzas militarizadas en tareas de seguridad del Instituto Belisario Dominguez: http://bibliodigitalibd.senado.gob.mx/handle/123456789/4326

 

[email protected]

@gerodriguezsl

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónGerardo Rodríguez / Cuarto de Guerra  /  Heraldo de México

Historias de espías: El Ángel