Cambios en el entorno mesoamericano

El fenómeno migratorio se ha pronunciado por los cambios ambientales, económicos y políticos

Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México
Guadalupe González / Nuevos entornos / Heraldo de México

Como hace dos siglos, los fuertes cambios del exterior impactan de manera impredecible el entorno mesoamericano mientras se realizan los preparativos para las fiestas que recuerdan las independencias nacionales que originaron la actual conformación de la región.

La región enfrenta en estos días el impacto de la temporada de lluvias y huracanes, así como los desastres ambientales en América del Sur, en momento de altibajos en los precios del petróleo y de reacomodos internos que ya están generando nuevas estrategias externas e internas, que dependen de acuerdos regionales e interregionales.

Entre los asuntos que han generado mayor preocupación se encuentra el establecimiento del estado de sitio al interior de una región en Guatemala. O incidentes naturales como la falla geológica que impedía el paso fronterizo desde Honduras este martes, producto del efecto del efecto de las fuertes lluvias que se han dejado caer en la zona.

Por otro lado, la preocupación por los efectos de las confrontaciones comerciales y políticas internacionales no dejan ver claramente de qué manera se conformará el estos campos para la producción e intercambios internacionales de los que dependen todos los países de la región.

Otro tema prioritario es la situación de las políticas regionales en materia de migración, para las que los acuerdos a los que lleguen México y EU de América son un asunto clave, así como el panorama socio económico local.

De eso depende en mucho el alcance la cooperación subregional en el territorio, no sólo para los países como Guatemala, Honduras y El Salvador, sino para un entorno más amplio.

El fenómeno migratorio se ha pronunciado por los cambios ambientales, económicos y políticos tanto en Mesoamérica como en El Caribe, y acentuado por los cambios en las estrategias territoriales de desarrollo local.

En este contexto surgen otras preocupaciones que se derivan del establecimiento del estado de sitio en una parte del territorio guatemalteco derivado del conflicto del narcotráfico en la zona, o el anuncio de una nueva dificultad en el proceso de paz de Colombia, o la extensión y daño causado por los incendios en la región amazónica.

Colombia, como el resto de los países vecinos, es un país clave para el desarrollo sostenible mesoamericano, está siendo afectado por la problemática hemisférica de incendios. Al mismo tiempo, el huracán Dorian llama la atención sobre los efectos de los huracanes afectando a México, EU y la región caribeña, especialmente a Bahamas.

La cooperación en la Costa Atlántica ante los fenómenos marítimos está demandando elevar la capacidad de los mecanismos de respuesta, como ocurrió en estos días con la crisis de los incendios en la región amazónica.

Ante los problemas actuales, surge la necesidad del diálogo interregional para el fortalecimiento de las gobernanzas locales, un asunto estratégico a nivel territorial en el continente. Retos como estos solo se pueden enfrentar sumando capacidades y conocimientos compartidos.

POR GUADALUPE GONZÁLEZ

*CATEDRÁTICA UNIVERSITARIA

[email protected] 

@GUADALUPEGONZCH

edp

¿Te gustó este contenido?