Cambios de liderazgo a fondo

Hoy, el contexto político laboral, dirigido por el presidente López Obrador, indica con claridad el marco legal

Pedro_Haces_Barba
Pedro Haces Barba, Senador de Morena

La cuarta transformación no sólo se refiere a la vida social, económica y moral del país; este nuevo paradigma también tiene que ver con la renovación de los liderazgos sindicales.

Hoy, el contexto político laboral, dirigido por el presidente López Obrador, indica con claridad el marco legal que deberán seguir los sindicatos y demás asociaciones encaminadas a cuidar y mejorar los derechos de los trabajadores.

Ello constituye un avance, y una guía, para quienes aspiren a representar a sus compañeros; asimismo, gracias a esta reforma, los líderes deberán entender que son representantes de los trabajadores que han apostado por ellos, para cuidar sus derechos y llevar la voz de sus demandas, en la búsqueda de un mejor nivel de vida para sus familias.

Es decir, un líder sindical también lleva sobre sus hombros el bienestar de cientos de familias, el sustento diario, la escuela de los hijos, el pago de los medicamentos en caso de enfermedades, prestaciones sociales y días de paz y tranquilidad que los trabajadores mexicanos pueden disfrutar gracias a que, su líder, está peleando por que así sea.

Para empezar, los líderes tendrán que convencer a los trabajadores de afiliarse a la organización que representan; además, deberán discutir -juntos- los beneficios, y dejar claros los derechos y obligaciones de ambos.

Un gran logro es que ahora los líderes deberán ser elegidos a través de elecciones con voto libre, secreto y con enfoque de igualdad de género.

De la misma manera que pueden ser electos, el voto será también la vía para sustituir a aquellos que no cumplan con sus responsabilidades.

En este cambio de país también está implícito el cambio generacional en los liderazgos sindicales. Los trabajadores de México ya no están dispuestos a aceptar que la vieja guardia sindical, conocida por sus excesos, siga al frente de los gremios que dan dinamismo a la vida económica del país. Hoy se requieren personas comprometidas que entiendan la enorme responsabilidad que significa ser líder.

Asimismo, los dirigentes deberán tener siempre presente que el derecho sindical, la libre asociación y la protección contra actos de injerencia están garantizados en los Convenios 87 y 98 de la OIT; pero al mismo tiempo deberán medirse y evitar llegar al libertinaje sindical, que es el origen de la debacle de las grandes corporaciones del pasado.

Es decir, requerimos perfiles capaces de entender que las libertades y los derechos existen para los trabajadores y también para los empresarios.

Los dirigentes incluso tendrán que encabezar la revisión de los contratos colectivos, al menos dentro de los siguientes cuatro años de la entrada en vigor de la reforma.

De igual manera, ahora estarán obligados a transparentar las finanzas de las organizaciones; ello deberá llevarlos a contar con habilidades de administración para tener finanzas sanas y claras.

En una palabra, los líderes sindicales de la 4T deberemos cambiar el paradigma laboral y recuperar la confianza de miles de trabajadores. Ello constituye el honor más grande que podemos tener.

PEDRO HACES BARBA

SENADOR POR MORENA

@PEDROHACESO

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno, malo y feo

Bueno, malo y feo