Callejón sin salida

Los más cercanos al Presidente le han insistido en que mantenga una discreta flota aeronáutica para su uso personal

Jesús Martín Mendoza  / Ojos que sí ven  / Heraldo de México
Jesús Martín Mendoza / Ojos que sí ven / Heraldo de México

Un mensaje vía Twitter de Marco Rascón, quien es conocido por competir por la jefatura de gobierno de la Ciudad de México, trajo a la mesa otro tema relativamente olvidado con la coyuntura de la guerra contra el huachicol y con el consecuente desabasto de gasolina.

Esta semana se realizan en Ginebra, Suiza, la reunión anual del Foro Económico de Davos que, como recordamos, es una agrupación influyente a nivel internacional conformada por grupos, empresas, líderes, periodistas, que se reúnen para analizar asuntos globales relacionados con la economía, finanzas, temas medioambiental, problemas de salud, etcétera.

López Obrador anunció que no iría al foro más visible del mundo porque, asegura que tiene mucho trabajo en torno a la guerra contra la gasolina robada y el combate a la corrupción. Según el mensaje de Marcos Rascón la razón de su ausencia, por primera vez de un Presidente mexicano, es por mala idea de acabar con las aeronaves gubernamentales, una decisión de esta naturaleza es un grillete que él mismo se puso.

El mensaje de Rascón revela lo siguiente: #AMLOpresidente no puede ir a Davos, ni salir del país a ninguna parte, porque no hay línea internacional que lo acepte por seguridad de sus pasajeros. En un vuelo internacional, la máxima autoridad es el capitán de la nave. AMLO está en un callejón sin salida.

De ser correcta esta apreciación, Andrés Manuel López Obrador presidente de México, estaría en una gran disyuntiva: dar marcha atrás a la presunta venta de aeronaves del Gobierno Federal y seleccionar un avión de alcance internacional y uno o dos helicópteros para sus traslados, o recluirse en México, no salir jamás bajo el argumento de que lo necesita el pueblo.

De confirmarse que por razones de seguridad ninguna aerolínea trasladará al presidente mexicano y si él mantiene su idea de no utilizar las aeronaves asignadas, tendremos un presidente que únicamente se la pase girando por todo el país. Los más cercanos al presidente de México le han insistido en que mantenga una discreta flota aeronáutica para su uso personal, pero él se niega a aceptarlo.

Una fuente que me pidió el anonimato me afirma que esa posición los tiene molestos ya que bajo ese criterio será muy difícil implementar las acciones de la guardia nacional. el operador de algo así no puede estar viajando en vuelos de línea, necesita aeronaves a su entera disposición para desplazarse libremente por todo el país. López Obrador se puso un grillete y parece estar en un callejón sin salida. Lo más sensato sería reconocer que fue una mala idea y que empiece a utilizar por su propia seguridad la flota asignada a él.

Corazón que sí siente: Las pipas que distribuyen gasolina en el país serán controladas por la Secretaría de la Defensa Nacional y ya no por el sindicato de Petróleos Mexicanos. Yo no sé qué espera AMLO para tener su propio quinazo legitimador.

 

[email protected]

@jesusmartinmx

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónAdriana Sarur / La encerrona / El Heraldo de México

Julian Assange, los secretos y el poder