Calderón, el que merece ser juzgado

Ya había demostrado que para él su legitimidad y orgullo es lo más importante, hoy lo reafirma. La empatía y autocrítica no es lo suyo

José Luis Camacho
José Luis Camacho Acevedo / El Heraldo de México
Foto: Cuartoscuro

Antes de que el expresidente Felipe Calderón comenzara su embestida en contra de los cárteles del narco, más para legitimar su gobierno que para exterminarlos, México era otro. Por poner un ejemplo burdo: antes te podías aventurar con tu familia a recorrer las costas de Guerrero y Michoacán, sin miedo a quedar atrapado en un retén o a ser víctima del crimen organizado. Hoy es otra historia.

Las pérdidas son muchas, y miles de familias han pagado las consecuencias de una estrategia mal implementada, fomentada más por la vanidad que por una plena convicción de erradicar la delincuencia. A lo largo de los últimos 12 años, más de 100 mil han sido asesinados y alrededor 35 mil están desaparecidos.

Durante este periodo se podría decir que hemos normalizado la barbarie. Ya superamos el estupor que nos provocaban las ejecuciones múltiples.


Olvidamos el terror de los bombazos en Morelia. El miedo por el incendio del casino de Monterrey. Es tanto el ego de Calderón, que antes que callar, prefiere responder a una ridícula comparación sobre su vestuario con una frase que define su esencia, y definir como limpia de animale venenosos la muerte y desaparición de más de 130 mil personas. Esas podrían ser las palabras de un genocida cualquiera.

***

Monreal y Batres deben negociar

Ricardo es un gran negociador, en breve encontrará la forma de pactar una tregua con Martí, pero éste debe ceder ante la necedad

Foto: Cuartoscuro

Así como existen morenistas que se empeñan en negar la evidente existencia de tribus o corrientes dentro de Morena, hay otros que pretenden minimizar la ruptura entre Monreal y Batres, que no es poca cosa.

Después de conocer el discurso y la narrativa de ambas partes, una primera reflexión es que Batres ha pasado de las acusaciones sin fundamento al chantaje, usando el tema de la equidad de género como pretexto para lo que se asemeja a un berrinche. Ya lo expresó el presidente Andrés Manuel López Obrador, el cargo no tendría que ser tan importante como lo es en sí el proyecto; fuertes palabras que parecen dirigidas a Batres. Monreal ha demostrado ser un negociador innato, su labor como líder de la bancada morenista en el Senado ha sido de vital importancia para concretar reformas constitucionales tan importantes como la Guardia Nacional.

Para evitar mayores daños, Monreal ha expresado su apertura al diálogo, con la finalidad de evitar una crisis que afecte al partido y sobre todo, al proyecto de su líder moral, López Obrador. No obstante, a quien le está faltando visión y voluntad política es Martí Batres, quien sigue empeñado en que Monreal deje el liderazgo de la bancada morenista en la Cámara alta.

***

‘Quieren hacernos quedar mal’

¿Es el empresario Claudio X. González el nuevo depositario de las excusas por la falta de avance en el ámbito económico?

Foto: Cuartoscuro

Hace unos días el Presidente lanzó una dura acusación contra el empresario Claudio X. González, pues lo señaló como el orquestador de la ola de recursos legales interpuestos para frenar la construcción del aeropuerto de Santa Lucía. Específicamente se refirió a Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI), organización que Claudio cofundó en 2016.

MCCI es parte de #NoMásDerroches, un colectivo que ha interpuesto amparos contra el proyecto bajo el argumento de que conlleva un potencial quebranto al marco jurídico, el desperdicio de recursos públicos, riesgos a la seguridad y medio ambiente, así como violaciones a los derechos humanos. El estar en contra de un proyecto no es ilegal, además, parafraseando al Presidente, el derecho a disentir es algo valorado y respetado en tiempos de la 4T. Aunque en los hechos, de acuerdo con su discurso, no estar de acuerdo es más bien un acto de desobediencia grave.

El supuesto origen de la inconformidad de Claudio X. González reside en la cercanía de su padre con el expresidente Carlos Salinas de Gortari, e intereses económicos depositados en el cancelado aeropuerto de Texcoco. Pero ni esto, ni las palabras del Presidente sobre el empresario son información confirmada. Quien acusa, tiene la carga de la prueba.

POR JOSÉ LUIS CAMACHO ACEVEDO
[email protected]

abr

¿Te gustó este contenido?