Calderón, el opositor

La atención mediática que recibió el expresidente lo visibiliza y apuntala de cara a la formación de su nuevo partido

Carlos Zúñiga
Carlos Zúñiga / Acceso libre / El Heraldo de México

Parece que 2006 se niega a irse. 13 años después de la elección que dividió a México, los protagonistas de entonces encabezan las portadas de los diarios por una nueva confrontación.

La atención mediática que recibió la rebelión de elementos de la Policía Federal, quienes se niegan a formar parte de la nueva Guardia Nacional, hizo que de nueva cuenta el gobierno de la 4T buscara culpables externos, ubicándolo ahora en la figura del expresidente Felipe Calderón.

Tan solo la mención de un elemento inconforme, quien le pidió al michoacano ser su representante sindical, bastó para que lo ubicaran como la mano negra o el rostro de los grupos de interés cuyo objetivo es descarrilar las acciones del plan de seguridad.

La acusación resultó oro molido para el ex mandatario, quien colocó un video de ocho minutos en las redes sociales, donde además de defender a los policías, aprovechó para fustigar contra Andrés Manuel López Obrador y el secretario de Seguridad Alfonso Durazo. A la hora de escribir esta columna seguía siendo trending topic.

Calderón se encuentra organizando las 200 asambleas distritales que la ley le impone para la creación de su partido México Libre, tarea que ha emprendido con dificultades.

Datos preliminares del Instituto Nacional Electoral señalan que Libertad y Responsabilidad Democrática, la asociación civil creada para auspiciar el nuevo partido político, está rezagada con un 9.5 por ciento de avance en la meta de asambleas distritales (lleva 19) y tiene apenas 6.14 por ciento de los 233 mil 945 afiliados que requiere para obtener registro. Le adelantan en esa tarea entre otros, Redes Sociales Progresistas, agrupación ligada a Elba Esther Gordillo y Encuentro Solidario, partido que pretende sustituir al PES.

Quiero agradecerle al señor Durazo por la enorme propaganda que le está haciendo a México Libre, se ve que le tienen pavor a que nos estemos organizando, dijo ayer el expresidente en entrevistas radiofónicas.

Y sí, la propaganda le ayuda. Este fin de semana se organizarán seis asambleas y calculan estar aumentando el número hasta llegar a un promedio de 10 por semana en un efecto cascada. Calderón calcula que para noviembre su partido tendrá más afiliados que el PAN. Por eso agradece episodios como el que les regala el secretario Durazo. Si alguien creía que México Libre estaba desahuciado, esta semana le dieron oxígeno. Y si llega a ser partido, será gracias al impulso que le da el gobierno de la Cuarta Transformación.

CONTRASEÑA: Para enfrentar el negro panorama económico que se pronostica en la segunda mitad del año, sobre el escritorio del secretario de Hacienda están –para plantearse al presidente López Obrador– propuestas como la desaparición de secretarías y órganos autónomos, fusiones de áreas y dependencias con el consecuente despido de más empleados de gobierno. La decisión debe tomarse antes de fin de mes. La orden es apretarse todavía más el cinturón.

POR CARLOS ZÚÑIGA PÉREZ 

[email protected]

@CARLOSZUP

¿Te gustó este contenido?