Calderón, el detestado retador de AMLO

Calderón capitaliza el extravío del PAN y se monta en toda agenda para colocarse como “jefe” del frente opositor a la 4T

Alvaro Delgado / Historia de lo inmediato / Heraldo de México
Alvaro Delgado / Historia de lo inmediato / Heraldo de México

Con una turbia deuda de 10 millones de pesos que arrastra Margarita Zavala ante el INE por su infecunda candidatura presidencial y sin ingresos propios tras la cancelación de su pensión de 200 mil pesos al mes, aunque con una escolta que suplicó, Felipe Calderón le disputa al PAN el papel de la oposición al presidente Andrés Manuel López Obrador.

Además de su vieja rivalidad con López Obrador, que no nace en la sucia elección de 2006, sino desde que diez años antes presidieron los partidos a los que pertenecían —PRD y PAN--, Calderón capitaliza el extravío de la dirigencia panista y se monta en toda agenda para colocarse como jefe del frente opositor a la Cuarta Transformación.

Y aunque mediáticamente tiene todos los espacios para decir lo que quiera sin ser cuestionado sobre su destructora gestión sexenal, porque repartió –igual que Enrique Peña Nieto— casi 40 mil millones de pesos a medios y periodistas, además de otras canonjías, Calderón no goza de aprecio popular, como lo acredita México Libre, el partido que construye para sí mismo.

Las cifras oficiales del INE establecen que, hasta el 2 de julio –a un año del triunfo de López Obrador–, México Libre es un fiasco: Lleva sólo 19 de las 200 asambleas distritales que debe celebrar a más tardar el 30 de noviembre de 2019, cada una con mínimo 300 afiliados. Es decir, el proyecto de Calderón lleva un avance de sólo 9.5%.

Conforme a las reglas del INE, todas las organizaciones que buscan convertirse en partido político deben afiliar a 233 mil 245 ciudadanos, pero Calderón sólo ha reclutado a 15 mil 475 mexicanos con credencial de elector, es decir, sólo el 6.61%.

Las cifras de asambleas y afiliados del partido de Calderón y Margarita seguramente seguirán a la alza –este fin de semana se celebraron dos asambleas exitosas en Jalisco y Tlaxcala, aunque fracasó otra en el Estado de México–, pero se aprecia muy remoto que cumpla con el 90% que le resta en cinco meses del plazo.

Hasta ahora, Calderón lleva el mismo avance que el Partido Ambientalista Social por México, que construye Nicolás Mollinedo, el jefe de logística de López Obrador cuando fue jefe de gobierno y que, conocido como Nico, también era su chofer: Lleva 19 asambleas distritales y casi 13 mil afiliados

Según el INE, el que lleva la delantera en asambleas distritales es Encuentro Solidario, el exPES de Hugo Eric Flores, con 89 de 200, un avance de 39%, mientras que el partido de Elba Esther Gordillo, Redes Sociales Progresistas, lleva un avance de 45%, con 9 de 20 asambleas estatales.

El INE, presidido por Lorenzo Córdova, supervisa las asambleas y los afiliados con mayor rigor tras las falsificaciones de Zavala, por lo que una insólita movilización de Calderón para conseguir el registro sería evidente.

Si es sabido que Calderón tiene dinero, y mucho, para ser el jefe de la oposición a López Obrador, vale preguntarle como él suele, mañosamente, hacerlo: ¿El magnate Alberto Bailleres le administra la fortuna que no quiere que se sepa que tiene?

POR ÁLVARO DELGADO

[email protected]

@ALVARO_DELGADO

¿Te gustó este contenido?