Burla sistémica a los independientes

A los independientes se les pide recolectar más de 866 mil firmas de apoyo, pero los partidos definen incluso con la voluntad de una sola persona

Burla sistémica a  los independientes

A paso de tortuga y a años luz de alcanzar la meta de obtener las 866 mil 593 firmas que necesitan para poder registrarse como candidatos a la Presidencia de la República, están los aspirantes independientes, incluso los mejor posicionados en las encuestas, como el caso de la ex panista Margarita Zavala.

 

Mala noticia para el ímpetu ciudadano que se está topando de bruces con la realidad: necesitan a los partidos, por más desprestigiados que estén, para poder colarse a la competencia en 2018, pues por sí solos se ve imposible que logren recabar tal número de apoyos y, en caso de que alguno o algunos lo consigan, despertarán la sospecha sobre cómo le hicieron.

 

Vamos a los números:  son 120 días los que tienen para la recolección de firmas, del 16 de octubre pasado al 6 de febrero de 2018, lo que significa que, en promedio, cada aspirante independiente debe convencer a siete mil 221 ciudadanos con credencial para votar de apoyar su aspiración poniendo su rúbrica y de que no se la entregue a otro, porque sería anulada por las autoridades electorales.

 

Estamos hablando de que por hora deben recabar al menos 300 firmas, lo que equivale a cinco por minuto. A estas alturas, cada suspirante debería tener, mínimo, 57 mil 768, para llegar rayando apenas a la meta.

 

¿Cómo van los candidatos? En la primera semana (del 16 al 23 de octubre), Margarita Zavala logró apenas mil 629 al día, acumulando 13 mil 33. La candidata zapatista María de Jesús Patricio, lleva cuatro mil 734 (591 por día); el ex perredista Armando Ríos Piter, dos mil 899 (al día 362); el ex priista gobernador de Nuevo León, Jaime Rodríguez El Bronco, dos mil 663 (unas 332 diarias); y el periodista Pedro Ferriz de Con, dos mil 214 (276 diarias).

 

En cambio, el PAN, ex partido de Zavala, con sus 483 mil militantes (la mitad de las firmas que exigen a independientes) tiene derecho a designar un candidato presidencial sin el laborioso enredo de corretear ciudadanos para obtener su firma.

 

El PRI designará candidato en una convención de 10 mil delegados, 86 veces menos de las firmas que deben lograr los independientes; el PRD con un consejo electivo de unos 300 integrantes (el 0.3 por ciento de los 866 mil 593) y en Morena una sola persona define no al candidato presidencial: AMLO.

 

Evidentemente el sistema electoral es un traje a la medida de los partidos políticos y una mala broma para aquellos optimistas que tienen la esperanza de ciudadanizar el poder.

 

***

 

EN EL VISOR: Atorado está en la Asamblea Legislativa de la CDMX el proceso de destitución contra el morenista delegado de Tláhuac, Rigoberto Salgado, quien anda tan, pero tan campante, que ya hasta restituyó a Betuel Beltrán, sobrino del abatido líder de narcomenudistas, Felipe de Jesús Pérez Luna, como director de aguas de la demarcación.

 

Columna anterior: Dedazo: colonización ideológica del PRI

¿Te gustó este contenido?