Budapest se luce frente al mundo

La capital de hungría hizo en poco tiempo lo que Guadalajara y México desecharon con el Mundial de Natación, en donde el equipo de clavados quedó a deber


Budapest logró hacer en muy poco tiempo lo que Guadalajara, como ciudad, y México, como país, desecharon como oportunidad para presentarse ante el mundo como un gran organizador de eventos deportivos y a la vez desarrollar sus actividades acuáticas a un mayor nivel.
Hasta ahora el Mundial de Natación en Hungría ha cumplido, con creces, con la exigencia de organización que el evento requiere. Entiendo que los costos son sumamente altos y quizá lejos de nuestra realidad, lo cierto es que la ilusión se generó y para muchos, como a mí, ha sido difícil de aceptarla.
En términos de la representación nacional, el nado sincronizado cumplió y mejoró las expectativas, siendo lo más interesante lo cerca que se han quedado de Canadá en equipo, por tanto se abre una posibilidad real de buscar la calificación olímpica en esa especialidad, dado que es necesario alcanzar el mejor lugar del continente, situación que se vivirá en los próximos Juegos Panamericanos en Lima 2019.
Mejores calificaciones, lugares históricos y cada vez un mayor respeto por parte del jueceo, es lo que se ha logrado en esta disciplina acuática, liderada por Adriana Loftus y su equipo, mi reconocimiento.
En clavados, hasta el momento se logró una medalla, en los clavados mixtos con Rommel Pacheco y Viviana del Ángel, además de finales muy disputadas donde por ahí se quedó muy cerca del podio, sin embargo, lo cierto es que esta disciplina quedó por debajo del nivel que se ha mostrado en previos Campeonatos del Mundo. Sin duda puede ser el cambio generacional o la ausencia de nuestros clavadistas más destacados que hoy se encuentran en recuperación por lesiones, sin embargo, nos quedamos fuera de finales en las que por mucho tiempo habíamos tenido representación.
La natación nacional hasta ahora ha tenido una participación complicada, con marcas por encima de sus mejores tiempos personales y con ello quedando en lugares lejanos a su propio potencial. Ciertamente un alto porcentaje de los nadadores a nivel mundial difícilmente logran sus mejores tiempos en eliminatoria, pero al nivel de México si esto no se logra, las posibilidades de acceder a una semifinal entre los primeros 16 lugares del mundo se convierten en casi inaccesibles.
Que falta hace un buen proyecto de desarrollo técnico y de gestión que permita alcanzar los recursos económicos necesarios para potencializar el desarrollo de éste deporte (y otros) para reducir la gran brecha que hay entre los países más desarrollados, un ejemplo de ello es Brasil, que en este mundial ya ha logrado varias medallas. ¿Ustedes qué piensan?

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota