Boxeo: Generador de historias de vida

En el gimnasio White Collar Boxing Club estuvo Jorge Lacierva, junto a Mauricio Sulaimán, presidente del CMB

Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / El Heraldo de México
Mauricio Sulaimán / Recuerdos de José Sulaimán / El Heraldo de México

Nuestro deporte es, sin duda alguna, la manifestación más clara del drama que el ser humano vive día tras día.

En tan sólo una semana experimenté una cantidad importante de historias que pudieran llegar a ser hits de Hollywood una por una.

Estuve presente en Londres, Inglaterra, donde nuestro campeón mundial mosca Charlie Edwards defendió su título mundial de manera exitosa.

La historia de Charlie es altamente emotiva. Su madre sufre esclerosis múltiple degenerativa, y toda la familia está dedicada a su cuidado, motivados por darle una vida digna y momentos de felicidad.

Al término del combate, el Consejo Mundial de Boxeo (CMB) le ayudó a Edwards a lograr un sueño más, y le hicimos entrega de cinturón de campeón mundial en el vestidor; mientras su madre con lágrimas simplemente le decía a su hijo repetidamente: I love you. Charlie le enseñó el cinturón y le dijo: ¡Mira mamá, es tuyo! ¡Eres una campeona!.

Éste, sin duda, es uno de los momentos más bonitos que he tenido en mi vida en el boxeo.

De Londres viajé a Turquía para atender una gran controversia que se dio en el peso super medio, en el que se pueden destacar tres diferentes historias de vida.

El estadounidense Anthony Dirrell, actual campeón mundial, ganó el título en una pelea dramática y controvertida. Él obtuvo por segunda ocasión este campeonato, y su máxima motivación fue haber vencido al cáncer, y ahora ha regresado a ser campeón una vez más.

El título que disfrutó y ganó es el mismo de quien protagoniza la segunda historia, el mexicano David Bandera Roja Benavidez.

David se convirtió un campeón mundial a los 19 años, lo cual es un Récord Guinness, y su vida cambió, pues llegó el dinero y la fama, y con ello las tentaciones que todo atleta recibe al ser exitoso.

Benavidez perdió su campeonato al resultar positivo por cocaína en una prueba sorpresa del CMB.

En ese momento todo se derrumbó para este joven. Fue precisamente el boxeo quien lo rescató, y por medio de sacrificio, perseverancia y dedicación, cumplió con toda la sentencia que el organismo le impuso, y se puso en manos de terapia psicológica, médica y completó diversos programas para regresar en grande.

Hoy David está más feliz que nunca, maduró, creció y aprendió, y lo único que deseó fue recuperar su campeonato mundial del CMB.

La tercera historia de esta división es precisamente el turco Avni Yildirim. Él intentó convertirse en el primer campeón mundial de la historia de su país, pero perdió con Direll por un cabezazo accidental, y se quedó a un solo round de conquistar la gloria.

Su reacción fue dramática, e inclusive, pensó en retirarse del boxeo, pero todo cambió cuando él regreso y encontró en el aeropuerto de Estambul una cantidad impresionante de fanáticos que lo cargaron en hombros y se ha convertido en un héroe nacional.

El CMB ordenó una serie de peleas en el que estos tres boxeadores participarán. Direll peleará contra Bandera Roja Benavidez y el ganador se enfrentar ante el turco Yildirim.

Otra gran historia es el equipo de boxeo amateur que ha llegado desde Inglaterra para llevar a cabo un encuentro deportivo y cultural en México. Iztacalco ha recibido a estos jóvenes británicos, y éste próximo lunes y martes se realizará este encuentro boxístico de dos naciones.

Jóvenes ingleses y de nuestro país sueñan con llegar a ser alguien en la vida por medio del boxeo.

La última historia de esta semana se dio este pasado viernes, cuando acudí a inaugurar el gimnasio White Collar Boxing Club.

Tuve el gran honor de ser invitado para cortar el listón, y aproveché la ocasión para entregar al campeón Jorge Lacierva el cinturón de campeón que por razones desconocidas nunca recibió.

Cuando Lacierva tomó el micrófono, él hizo referencia a su papá, quien se adelantó en el camino hace un par de años. Y después volteó a ver a su madre; con voz entrequebrada y lágrimas en los ojos le dijo:

Todo te lo debo a ti, mamita adorada, afirmó un boxeador exitoso, pero es ahora más al dedicar su vida a entrenar a ejecutivos y a boxeadores, cambiándoles la vida en este gimnasio ubicado en la Avenida de Las Palmas.

Anécdota de hoy

Fue la primera vez que visité Turquía, y el promotor Ahmet Oner me platicó de lo mucho que disfrutó a mi papá las dos ocasiones que el lo recibió en 2007 y 2009. Él aprovechó para contarme muchas historias y anécdotas.

Una tarde antes de regresar a México, me llevó al famoso mercado milenario en Estambul; es impresionante en tamaño y en la vibra que se siente, al ver miles de personas caminando en todos sentidos y los comerciantes practicando las mejores técnicas para lograr ventas.

Me paré en un local y fue entonces cuando Ahmet, con una gran carcajada, me contó: Tú papá venía aquí y entre mi asistente Chico y yo lo llevábamos por las calles del bazar, pero ir de compras con él era toda una aventura, nos tardamos tres horas, y sólo recorrimos ocho tiendas, porque le ofrecían café turco y se trenzaba en una negociación eterna para comprar lo que quería, recordó. Pero agregó:

Y ya cuando por fin avanzábamos, Chico se le ponía enfrente para ya no ver tiendas, y tu papá lo quitaba con el brazo, y dijo: ‘déjame ver esta tienda’, y todos explotábamos en carcajadas. Y don José se salía con la suya.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas

Sacapuntas