Bots y votos

Los bots están cambiando enfoques, perspectivas y las interacciones en democracias participativas

Vanessa Rubio  / Heraldo de  México / Columna Editorial
Vanessa Rubio / Heraldo de México / Columna Editorial

A todos los grandes cambios tecnológicos en la historia han seguido cambios sociales, políticos y económicos, en distinto orden de aparición, muchas veces de manera sincrética y siempre mutuamente determinantes.

Hoy no es la excepción. Medios digitales y redes sociales han cambiado nuestro lenguaje, manera de interactuar, de pensar, de informar, de priorizar, de comprar y vender, de fabricar, y hasta de crear monedas.

Celulares, internet, wi-fi, Facebook, Google, Twitter, Instagram, You-Tube, Apple TV, Spotify, Wikipedia, Netflix, Podcast, Snapchat, FaceTime, LinkedIn, TripAdvisor o Waze ya son términos de nuestro argot diario y parte esencial del funcionamiento de nuestras relaciones personales, profesionales, intelectuales y recreativas.

Es imposible pensar en los grandes cambios del siglo 21 sin pensar en todas las innovaciones en plataformas, redes, productos y servicios: comercio electrónico; amigos y relaciones amorosas a distancia; alertas instantáneas ante riesgos de fenómenos naturales y plagas; investigaciones científicas; grupos que comparten principios, aficiones o fobias; cibercrímenes; cibermonedas; integración de cadenas productivas; información verdaderamente masiva; denuncias ciudadanas en tiempo real; búsquedas inmediatas de información de todo tipo; entretenimiento visual y auditivo personalizado, por señalar sólo algunos.

Estamos en un mundo distinto, donde debemos dar cuenta de la dimensión del cambio tan transcendental que representan todos estos nuevos espacios y formas de vincularnos.

Difícilmente podemos entender los cambios políticos a nivel mundial y nacional sin comprender el papel que toda esta nueva realidad ha generado. Hoy se forma y expresa opinión de manera distinta, se discute, se defienden derechos, se exige a las autoridades, se genera información verdadera y falsa, y se ejerce liderazgo a través de y en las redes sociales, y todos estos elementos han sido determinantes en las elecciones recientes.

Se hace necesario entender mejor este espacio. ¿Quiénes y cómo interactúan en él? ¿Cómo usan la información digital de todos nosotros? ¿Cómo funcionan los bots o las fake news o los deep fakes?

¿Estamos verdaderamente en una era de posverdad o hasta de postrealidad?

¿Cómo confiar en estadísticas de redes sociales con tantos intereses creados y con tan pocos auditores de esos datos?

Lo que es absolutamente cierto es que cualquier opción política ya sea individual o colectiva, debe aprender a usar estas redes para generar conversación, crear debates, hacer propuestas, lograr cercanía con la sociedad, promover conciencia, defender causas y solicitar votos.

Hasta ahora, en las elecciones sólo cuentan los votos y no los bots; pero estos últimos están definitivamente cambiando los enfoques, las perspectivas y las interacciones en democracias participativas en el mundo.

Y eso también cuenta.

POR VANESSA RUBIO

SENADORA DEL PRI

@VRUBIOMARQUEZ

edp

¿Te gustó este contenido?