Bolivia y México, la enseñanza

Lo sucedido en Bolivia es un golpe de Estado. Debemos reflexionar sobre qué retos percibidos por el gobierno de Evo Morales están presentes en nuestra realidad mexicana

Daniel Serrano / Liderazgo político de izquierda en el Edomex / Articulista Invitado

Todo proceso político y social es al mismo tiempo un proceso pedagógico, los acontecimientos sucedidos en Bolivia dejan más dudas que certezas para la realidad del siglo que nos ha tocado vivir a muchxs de nosotrxs. Así como la derecha reaccionaria auguraba que AMLO nunca ganaría una elección presidencial, muchas voces de la izquierda más tradicional juraban que nunca más veríamos un golpe de Estado. Ambas se equivocaron.

¿Y esto por qué es asunto de todas y todos? Porque es indispensable que en estos momentos actuemos con absoluta responsabilidad, con madurez y con serenidad. Más allá de filias y fobias, lo sucedido en Bolivia es un golpe de Estado, punto. Una vez entendido eso, debemos reflexionar sobre qué retos o amenazas percibidas y recibidas por el gobierno que encabezaba Evo Morales están presentes en nuestra realidad mexicana para no correr la misma suerte.

La definición de apego a nuestra política internacional de asilar a perseguidos políticos y de no intervención en conflictos extranjeros ha quedado manifiesta y se ha desarrollado de manera pulcra por quienes son los responsables actuales en el Ejecutivo. Claro que bienvenido Evo Morales en nuestro país, claro que debemos mirar el sur y construir esa patria grande pero eso no implica desatender los temas propios. Aún sigue persistiendo un desprecio a los temas de casa porque son grilla barata, no hay nivel en el debate; es decir, en honor a la verdad, tenemos una clase intelectual de la izquierda mexicana con una actitud bastante malinchista.

Ante la visita por ejemplo de Rafael Correa, vimos a muchas y muchos militantes de Morena movilizarse y dejar todo tipo de actividades para estar en la conferencia, pero mucho de esos mismos personajes son los que son incapaces de ayudar a organizar una asamblea del partido en el que militan o de plano deciden guardar silencio ante el intento de descarrilar al partido político que llevo a AMLO a la Presidencia de la República. A muchxs militantes o dirigentes en Morena nos llegan cientos de mensajes en Facebook o WhatsApp sobre la situación brasileña, chilena o boliviana de parte de militantes que son los mismos que repiten lo que a la derecha conviene Morena ya se echó a perder.

Hace algunos días el Presidente de México fijó su postura en torno a que hoy la derecha no tiene las condiciones de ejecutar un golpe de Estado en nuestro país.

El solo hecho de escribirlo debería de tener en máxima alerta a todas las dirigencias de morena, a su militancia y en general a todas y todos los que simpatizan con nuestro movimiento. Se requiere una amplia campaña de información, discusión y concientización, aún más intensa que la campaña electoral, sobre los alcances y retos de la 4T. Los argumentos de que no hay recursos son infantiles, nunca los hemos necesitado. Nuestra contribución a la patria grande no es sólo la solidaridad tuitera, la ruta es la calle, es el trabajo con la gente.

POR DANIEL SERRANO

LIDERAZGO POLÍTICO DE IZQUIERDA EN EL EDOMEX

abr

¿Te gustó este contenido?