Blindando las soluciones fintech

México ocupa el séptimo lugar del mundo en utilización de servicios fintech y es el ecosistema más grande de América Latina

Blindando las soluciones fintech

Seguramente, navegando por internet te has encontrado con anuncios de préstamos inmediatos, pero, ¿sabes qué empresa está detrás de eso? Muchos de estos nuevos productos financieros a los que tenemos acceso son de las llamadas empresas fintech.

Las llamadas empresas fintech (finance technology) son aquellas que ofrecen productos y servicios financieros, haciendo uso de tecnologías de la información, como páginas de internet, redes sociales y aplicaciones para celulares. Al usar estas plataformas, sus servicios se vuelven menos costosos y más eficientes que los de la banca tradicional.

Nuestro país ocupa el séptimo lugar del mundo en utilización de servicios fintech, y actualmente, México se coloca como el ecosistema más grande de América Latina –con 158 empresas-, por delante de Brasil, de acuerdo con cifras del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

Estas entidades financieras operan como intermediarios en transferencias de dinero, préstamos, compras y venta de títulos financieros, ofreciendo servicios en áreas como pagos y remesas, préstamos, crowfunding (financiamiento de proyectos), seguros, y otros.

En 2016, cuatro pequeñas empresas mexicanas revolucionaron el sector financiero al recaudar una tercera parte del total de inversión; Kubo Financiero, Clip, Kueski y Konfío consiguieron 58.5 millones de dólares de inversionistas internacionales y mexicanos.

Ante tantas ventajas, ¿qué obstáculos enfrentan este modelo de negocio? Carecen de regulación oficial; inversionistas y startups del sector están a la espera de la aprobación de un marco regulatorio para aterrizar sus inversiones en nuestro país, sin embargo, esta semana, dimos un gran paso.

El Senado de la República aprobó la Ley de Tecnología Financiera, la Ley Fintech, que busca brindar certeza jurídica a este nuevo ecosistema empresarial. La iniciativa nació del interés de asociaciones, pequeñas empresas e instituciones financieras de incluir y regular las operaciones de estas compañías.

En el mundo son pocos los países que cuentan con una Ley Fintech-incluyendo a Estados Unidos-, por ello este avance colocaría a nuestro país en un grupo selecto de naciones que han impulsado estos temas: Singapur, China, Malasia, Tailandia, Gran Bretaña y España.

Los retos de esta Ley es lograr la colaboración con las instituciones financieras tradicionales, y la necesidad de una regulación que proteja a los usuarios de estas plataformas. Abrir la competencia a nuevas formas de mercado, hará que podamos contar con servicios más competitivos y que como usuarios de la banca tradicional o digital, debemos agradecer.

¿Qué opinas de esta Ley? Espero tus comentarios en mis redes sociales.

 

Columna anterior: ¿La innovación nos vuelve disruptivos?

¿Te gustó este contenido?