Ayotzinapa, identificar restos de víctimas ¡ya!

El crimen organizado es quien manda en Tamaulipas y Nuevo León

Enrique Muñoz / Miscelánea Política / Heraldo de México
Enrique Muñoz / Miscelánea Política / Heraldo de México

-La buena: México estrena Poder Ejecutivo y gabinete, con la esperanza de tener un gobierno sin corrupción, sin moches y en beneficio de los pobres.

-La mala: la invitación a la toma de posesión de AMLO de los impresentables Nicolás Maduro y el Comandante Timochenko.

-La peor: abren al público Los Pinos y en el primer día no faltaron los que se robaron las macetas con nochebuenas.

 

El presidente López Obrador firmó su primer decreto para crear una comisión de la verdad sobre el caso Ayotzinapa.

El más reciente documento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos admite que en el basurero de Cocula, Guerrero, fueron incinerados seres humanos y que se cuenta con restos óseos de entre 19 y 38 personas.

Ese informe precisa que sólo hace falta cotejar genéticamente esos restos con los de los familiares de los desaparecidos para conocer de quiénes se trata.

Si se tomara la decisión de hacer la confronta, hace tiempo se hubieran ahorrado especulaciones, encono y comisiones burocráticas.

 

De seguir las cosas como van, en el affaire Texcoco, México podría terminar pagando más caro el caldo que las albóndigas porque a pesar de haber emitido 7 mil 600 millones de dólares del fideicomiso del NAIM para calmar las aguas, los nerviosos tenedores de bonos de la obra podrían demandar el pago de otros 5 mil 800 millones de dólares más, lo que aunado a las adecuaciones de Toluca, la ampliación de Santa Lucía y lo que implique enfrentar demandas en Nueva York donde ya está la primera, más de uno extrañará la idea original del proyecto en lo que fue un lago y que lleva 32 por ciento de avance.

 

Como una muestra de que el crimen organizado es quien manda en Tamaulipas y Nuevo León está el robo del cadáver de uno de los fundadores del cártel de los Zetas, Luis Reyes Enríquez, el Z-12, que fue sustraído de la funeraria donde lo velaba su familia en Nuevo Laredo para ser llevado a Nuevo León, donde sus enemigos del cártel del Noreste lo decapitaron, lo desmembraron y lo repartieron en hieleras y bolsas de basura afuera de los penales de Topo Chico, Apodaca y Cadereyta.

Por si fuera poco, este lunes volvieron a aparecer más restos humanos y en las mismas condiciones en Cadereyta.

¿Si no es el narco el que manda en esa región, como se explica el traslado del cuerpo de un líder zeta por territorio de ambos estados, en un convoy de camionetas con hombres armados y el regadero de bolsas y hieleras con restos humanos, sin que nadie lo note?

 

[email protected]

@enriquemunozfm

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónInauguración: algo fuera de lo común

Inauguración: algo fuera de lo común