¡Ay, las “casas de apuestas”!

Para nadie es un secreto que el negocio de las encuestas se ha pervertido, y en algunos casos hasta prostituido, por ello hay quienes preguntan su utilidad


La llamada “guerra sucia” y la “guerra de las casas de apuestas”, perdón de encuestas, se disputarán el primer lugar entre las armas electorales de los partidos políticos y de sus candidatos en las elecciones del Estado de México, Nayarit y Coahuila el próximo 4 de junio. Basta ver la danza de cifras que están surgiendo en todo tipo de empresas dedicadas a los sondeos de opinión, incluidas aquellas que se sospecha, nada más se sospecha, están aceitadas, y por supuesto las encuestas falsas que el fin de semana hicieron su aparición.  

No faltan los dueños de algunas “casas de apuestas” y varios analistas bisoños que se asustan porque alguien hizo la maldad de distribuir una encuesta apócrifa que daba una ventaja de 10 puntos a Delfina Gómez, candidata de Morena en el Estado de México, sobre Alfredo Del Mazo, a la que los “afectados” respondieron indignados con sus propios sondeos.

Para nadie es un secreto que el negocio de las encuestas se ha pervertido, y en algunos casos hasta prostituido. En el mercado hay de todo, desde aquellas casas que ofrecen sus servicios al mejor cliente – en su mayoría políticos- a quienes con frecuencia engañan, le mienten, lo llevan a lo oscurito y ahí le bajan los… billetes, hasta las más o menos serias que después de los últimos fracasos en la elección del año pasado – donde no le atinaron a ningún resultado- han hecho un esfuerzo por profesionalizarse y volverse creíbles.

Ante esta situación hay quienes preguntan: ¿Sirven para algo las encuestas?

 “Las encuestas son esenciales, pero no hay que dejarse engañar por ellas. La única razón práctica para hacer una encuesta es obtener información que ayude a ganar las elecciones. Si la encuesta no va a hacerlo, es mejor gastar el dinero en otra cosa. Quizás la información menos importante de una encuesta es la de quién va por delante en un momento dado. Es cierto que no se puede dirigir una campaña sin encuestas adecuadas, pero no se puede depender exclusivamente de ellas. Tampoco hay que publicarlas, a menos de que haya una razón extremadamente buena para hacerlo”, decía el estadunidense Joseph Napolitan, quien fue asesor en más de 100 campañas electorales en su país y en otros veinte países de los cinco continentes, que alerta sobre el abuso de las encuestas en su obra clásica Cien cosas que he aprendido en 30 años como consultor político. 

¡Pónganse las pilas apostadores-encuestadores!

AGENDA PREVIA

Buen respaldo político significó para el gobernador de Zacatecas, Alejandro Tello, la presencia en esa entidad de Mikel Arriola, director del IMSS, quien cumpliendo instrucciones presidenciales se reunió con mil jóvenes y empresarios, además de entregar una nueva clínica familiar de 10 consultorios, 9 ambulancias y anunciar tres guarderías más.

Columna anterior: Todos contra grupo Atracomucho

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota