¡Ay, Chihuahua! Vivir a-corralados

En sólo un año, Corral convirtió al estado en un lugar más inseguro y regresó a dos de los municipios claves al ranking de los más violentos


Javier Corral cumplió su palabra de revolucionar a Chihuahua y generar grandes cambios en la entidad. En sólo un año, convirtió al estado en un lugar más inseguro y regresó a dos de los municipios claves (Juárez y la capital, Chihuahua) al ranking de los más violentos, aunque ya no figuraban en ese listado en 2015.

En el último año, periodo en que ha estado al frente del gobierno el panista-aliancista Javier Corral, se incrementó el índice de victimización, los homicidios se dispararon, la inversión en seguridad pública se recortó una quinta parte y su principal promesa de campaña sigue en medio de un gran paréntesis: encarcelar a su antecesor, el ex gobernador priista César Duarte.

Es, por decir lo menos, un ejemplo de lo que las alianzas bizarras provocan, cuando el programa de gobierno se supedita a las posibilidades reales del perfil del candidato.

Corral no ha podido controlar no sólo la operación de grupos del crimen organizado –argumento que esgrime como causa principal de la inseguridad– , sino tampoco las causas de la violencia en general en su entidad.

El promedio delictivo respecto a cada cuánto ocurre un delito es impresionante e ilustra mejor la situación que se vive en ese estado del norte del país: cada dos horas hay un robo de auto y alguien es lesionado; si le sumamos media hora, una casa-habitación es robada; y después de una hora más, un negocio es robado, y cada cuatro horas y media hay un homicidio (Nota de Hérika Martínez en El Heraldo de México, 10 de octubre).

En general, según las cifras oficiales del propio estado, del Sistema Nacional de Seguridad Pública y de la Encuesta de Victimización 2017, las carpetas de investigación por homicidio doloso crecieron 45 por ciento en el último año y las tasas por cada 100 mil habitantes de delitos y de víctimas de un ilícito crecieron 12 por ciento.

Prácticamente, 7 de cada 10 personas en el estado refirió sentirse inseguro o muy inseguro en Chihuahua.

Corral acusó al Gobierno federal de haber abandonado el combate a la delincuencia en su entidad, pero si se revisan los números destaca que ha sido él mismo quien abandonó el combate y las tareas de prevención, al castigar el presupuesto: como menciona este diario en su nota principal de hoy, incluso el ex gobernador César Duarte, acusado de haber robado al estado, invirtió más en acciones de seguridad que Corral.

Comparando el último año del priista, cuando se invirtieron 41.9 mil millones de pesos, contra el primero del panista Corral, donde los recursos propios fueron 32.6 mil millones, la reducción es de 21 por ciento.

Así los números, Javier Corral: ¿quién abandonó la lucha contra el crimen en la entidad?

En términos de seguridad pública, pasar a números negros de un año a otro, justo en el arranque de gobierno, ciertamente es imposible, pero por lo menos la tarea exige no caer más de lo que se toma la administración, y exige también no castigar el presupuesto en el flagelo que tiene a todo mundo, literalmente A-CORRAL-ADO en Chihuahua.

 

Columna anterior: La otra estadística del terremoto

¿Te gustó este contenido?