Avanzar sin destruir

El futuro de la política social en nuestro país está en el mayor empoderamiento de las comunidades

Javier García Bejos
Javier García Bejos

La Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, una hoja de ruta histórica para los países en la senda del crecimiento e inclusión respetuosas del medio ambiente, es la apuesta que tiene la humanidad para contrarrestar, al mismo tiempo, la persistente pobreza en diversas regiones del planeta y el daño que hemos hecho al mismo.

En este sentido, organismos internacionales y gobiernos nacionales han puesto iniciativas sobre la mesa sobre cómo reducir la pobreza en zonas tradicionalmente marginadas, sin acrecentar el ritmo de deforestación que hoy por hoy ha puesto en peligro la vida en la Tierra, como la conocemos.

En este sentido, en México se ha planteado la posibilidad de impulsar una estrategia de economía social, enfocada en reducir la pobreza rural y la degradación de nuestra tierra a través de la siembra de plantaciones agroforestales.

La propuesta incluye la implementación de un modelo de organización productivo y financiero, cuyos objetivos, al final, son la reactivación de los mercados locales, la consolidación de un sentido de pertenencia comunitaria y, fundamentalmente, generar bienestar para las personas vulnerables sin lastimar el entorno natural.

Relacionado con este rubro, vale la pena tomar en cuenta la experiencia en Ghana, país africano que está entre los mayores productores de cacao en el mundo.

A través de una alianza entre el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y el sector privado, líderes comunitarios y productores recibieron capacitación en prácticas medioambientales de producción de cacao, así como en normativa forestal y derechos comunitarios.

Así, el proyecto ha rehabilitado miles de hectáreas de bosques y garantizado la producción e ingresos provenientes de este árbol.

Más allá de ideologías y posturas políticas, no cabe duda que el futuro de la política social en nuestro país está en el mayor empoderamiento de las comunidades.

En foros internacionales, México ha expuesto la necesidad de impulsar mecanismos que permitan que la lucha contra la pobreza parta desde lo local, y en esa línea, el forjar el sentido de pertenencia a través del cuidado del medio ambiente resulta deseable para irle ganando terreno a las carencias en estados cuyo desarrollo no ha despegado de la manera que todos queremos.

El Objetivo de Desarrollo Sostenible número 15 de la Agenda 2030 revela la urgencia de gestionar sosteniblemente los bosques y revertir la degradación de las tierras. Si a ello sumamos que contamos con 12 años para evitar efectos devastadores e irreversibles del cambio climático, entonces vale la pena explorar opciones que nos den la capacidad de preservar nuestros recursos, manteniendo la trayectoria favorable en la reducción de la pobreza extrema que el país ha tenido en años recientes.

 

JAVIER GARCÍA BEJOS

COLABORADOR

@JGARCIABEJOS

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo