Ausencia de competencia

“La competencia no es sólo la protección del consumidor, es además el incentivo para el progreso”: Herbert Clark Hoover

Rogelio_Varela
Rogelio Varela / Corporativo / Heraldo de México

En el diagnóstico de las causas que explican que la economía mexicana no puede crecer más rápido está la ausencia de competencia en varios sectores.

No es un tema menor, sobre todo si pondera la alta concentración de pocos jugadores en varias industrias, lo que ha comenzado a ser cuestionado por los legisladores.

Como es público, un grupo de legisladores ha solicitado que comparezca la titular de la Comisión Federal de Competencia (Cofece), el poderoso ente antimonopolios que comanda Alejandra Palacios Pardo que un día sí y otro también anuncia la apertura de investigaciones sin que hasta el momento haya grandes consecuencias.

Para no ir tan lejos, Palacios ha sido omisa en el momento de revisar la alta concentración en el mercado financiero, y donde se habla de favoritismo hacia ciertos jugadores.

La Cofece, como muchos reguladores autónomos, ha estado en la mesa de debate por el ajuste presupuestal que ha impreso el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, quien al igual que su partido, Morena, quisiera ver resultados de la gestión que realiza Palacios Pardo, no obstante que está en su derecho el ente antimonopolios de acudir a la Suprema Corte de Justicia de la Nación a revisar el impacto de la Ley de Remuneraciones, aunque al final fue el máximo tribunal quien le tuvo que enmendar la plana.

Para muchos el desgaste de Palacios Pardo con el presidente López Obrador ha empañado su gestión donde, como le digo, se abren expedientes, pero no existen mayores resultados. En otras palabras, existe mucho ruido, pero pocas nueces.La duda de los legisladores es si la mandamás de la Cofece está en entredicho por las presiones de los grandes jugadores de muchas industrias, y por ello la expectación que existe en el Senado sobre la permanencia de la funcionaria.

LA RUTA DEL DINERO

En la Secretaría de Cultura, que encabeza Alejandra Frausto, parece que el llamado anticorrupción que hace el Presidente de la República no les ha quedado claro a algunos de sus funcionarios. Lo anterior porque, sin argumentos legales, la dependencia le adjudicó de forma directa a la empresa Gerlim S.A. de C.V. un contrato por el servicio de limpieza integral, que comprende del 12 de febrero al 31 de diciembre de este año, y por el que se le pagará a la empresa unos 3.4 millones de pesos al mes, sin contar el IVA. La justificación por parte de la dependencia es que la decisión se tomó por los tiempos recortados, así que un usted disculpe fue suficiente para notificar el fallo, sin licitación pública de por medio. Y es que basta recordar que durante la administración de Enrique Peña Nieto, siete de cada 10 contratos con los principales proveedores del gobierno fueron por adjudicación directa, lo que ha sido criticado por la 4T, incluida la titular de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval, quien ha dicho que se trata de un procedimiento poco recomendado por su carencia de competencia, además de estar reglamentado en la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios del Sector Público.

[email protected]

@corpo_varela

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPapa Francisco, el campeón del mundo

Papa Francisco, el campeón del mundo