Aureoles, ¿caballo de Troya del régimen?

En el Frente Ciudadano por México ven al gobernador de Michoacán como un infiltrado para reventar la coalición

Aureoles, ¿caballo de Troya del régimen?

La convivencia interna de Silvano Aureoles con su partido, el PRD, va de mal en peor. No prosperó su aspiración de ser candidato presidencial por el PRD o por el Frente Ciudadano por México, en caso de concretarse el acuerdo con el PAN y Movimiento Ciudadano para el proceso electoral de 2018. Tan sólo tiene 3 por ciento de las preferencias lo que ni siquiera le da margen de negociar posiciones frente a un Miguel Ángel Mancera que tiene 30 por ciento de las intenciones.

Este fin de semana escuché a integrantes del PRD quejarse como pocas veces de Aureoles por la manera en que ha terminando conduciéndose en los últimos días. A la sede nacional de Benjamín Franklin, donde despacha Alejandra Barrales cobró fuerza la versión de que el gobernador de Michoacán era el candidato de Los Pinos en el partido del sol, pero que al no prosperar su plan, ha recibido la instrucción de reventar el Frente con ayuda del PVEM, pues sin consultar con su partido operó la incorporación del eterno aliado del PRI al bloque PAN-PRD-MC en Michoacán. Es un tema muy delicado. A nosotros, en el Frente, no nos favorecería ir con ellos porque están muy identificados con el PRI debido a que desde hace más de 20 años han conformado una mancuerna. Entonces ir a estas alturas con el PVEM más que una coalición parcial como lo están planteando, representa para el PRD y el Frente confundir al electorado, me dijo un perredista involucrado en las negociaciones con PAN y MC. En el Frente también lo tienen en la mira. El régimen utiliza a Aureoles como caballo de Troya porque ya metió al Verde en el Frente de Michoacán y ahora quieren hacerlo en Chiapas.

En los encuentros entre los tres presidentes del PAN (Ricardo Anaya), MC (Dante Delgado) y PRD (Alejandra Barrales) ya se puso el tema en la mesa e interpretan la acción de Aureoles como una instrucción desde arriba para destruir al Frente.

La señal que captaron con la jugada política de Aureoles, quien fue ex presidente de la Cámara de Diputados por el sol azteca y en cuya administración terminó cerca del PRI y las iniciativas del presidente Peña Nieto, me corroboraron diversas fuentes del Frente, ha provocado que las relaciones interinstitucionales salgan al revés, al menos hasta ahora. Una prueba de fuego es la manera en que PAN y PRD enfrentan juntos desde el Senado la destitución de Santiago Nieto Castillo de la Fiscalía electoral.

Barrales, también senadora, y Fernando Herrera, coordinador del PAN en la Cámara alta, retomaron ayer el tema de la destitución a pesar de que el viernes Nieto aventó la toalla y decidió no volver al cargo. No le vamos a dar vuelta a la página, dijo Barrales al defender la intención de citar al procurador interino que destituyó al fiscal para conocer las razones de la remoción. El Frente sabe que en la percepción les favorece al máximo exprimir el tema.

En tanto, la distancia entre Aureoles y la militancia de su partido se vio reflejada el sábado antepasado durante el consejo, donde finalmente no le soltaron el micrófono.

 

Columna anterior: Lozoya comparece y deja el país

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRealidad política definirá futuro

Realidad política definirá futuro