Armando Hernández Cruz: El Tribunal Electoral de la Ciudad de México como garante del principio de certeza

El Tribunal Electoral de la Ciudad de México está listo para aplicar e interpretar las normas que la Corte considere válidas para el Proceso Electoral 2017-2018


Las acciones de inconstitucionalidad presentadas en contra de la primera Constitución de la Ciudad de México en materia electoral son relevantes por su trascendencia en la vida política y social de nuestra capital con miras al próximo Proceso Electoral.

Tal y como lo marca el artículo séptimo transitorio del código electoral local, la primera semana de octubre iniciará el proceso en el que se elegirán Jefatura de Gobierno, diputaciones del Congreso local, y por primera vez en la historia, integrantes de las Alcaldías. Las autoridades electorales de la Ciudad serán las encargadas de velar por que se respete el marco jurídico y los principios propios de la función electoral.

El proyecto de sentencia propuesto por el Ministro Javier Laynez en las acciones de inconstitucionalidad 15/2017, y sus acumuladas 16/2012, 18/2017 y 19/2017 está redactado en el sentido de declarar la invalidez de las normas electorales que tienen que ver con el porcentaje de diputaciones de representación proporcional y de mayoría relativa en la integración del Congreso de la Ciudad, la figura de las circunscripciones para la elección de las Alcaldías, los supuestos de nulidad de las elecciones y la reelección consecutiva de diputaciones.

Es así que existe la posibilidad de que la Suprema Corte de Justicia de la Nación declare la invalidez de las normas consideradas por los promoventes como contrarias a la Constitución, sin embargo, para que ello suceda es necesario que la declaración de invalidez sea aprobada por cuando menos ocho Ministros.

En el supuesto de ser declaradas invalidas existiría un vacío normativo que podría afectar el adecuado desarrollo del proceso; sin embargo, el propio proyecto establece un mecanismo para evitar esta incertidumbre jurídica. La propuesta prevista en el proyecto de sentencia consiste en restablecer por única ocasión la vigencia de las normas correspondientes al entonces Distrito Federal. Es decir, que se cuente en la elección de 2018 con 40 distritos electorales de mayoría relativa y 26 diputaciones de representación proporcional, conservándose la geografía electoral anterior.

Lo anterior tiene por objeto asegurar que sea respetado el principio de certeza, uno de los principio rectores de la función electoral, que consiste en que las y los participantes en el proceso electoral conozcan de antemano, con claridad y seguridad, las reglas aplicables a sus acciones. Expertos en la materia, como el Dr. Flavio Galván, destacan que el principio de certeza se refiere a que el resultado de los procesos sea completamente verificable, fidedigno y confiable.

Ante cualquier caso, el Tribunal Electoral de la Ciudad de México, como autoridad jurisdiccional especializada en la materia, está listo para aplicar e interpretar las normas que la Corte considere válidas para el Proceso Electoral 2017-2018 y garantizar los principios constitucionales en la materia. Las autoridades electorales de la Ciudad cuentan con la experiencia y el conocimiento necesario para garantizar que el principio de certeza sea respetado en las primeras elecciones de la Ciudad de México, por lo que no existe riesgo de incertidumbre.

 

*Presidente del Tribunal Electoral de la CDMX

¿Te gustó este contenido?