Apuros en el gabinete

La descentralización de secretarías y la Fiscalía General son dos temas que tienen preocupado al Presidente

Alfredo González / A fuego lento / Heraldo de México

El gobierno federal no tiene los recursos suficientes ni un proyecto terminado sobre los alcances y tiempos para concretar la mudanza de las dependencias federales que saldrán de la Ciudad de México.

Cada semana, el jefe del Ejecutivo se reúne con los integrantes de su gabinete para hacer una evaluación de proyectos y programas específicos, pero en las últimas se le ha visto irritado porque muchas cosas no avanzan o van muy despacio.

Una de ellas es precisamente el cambio de la sede de secretarías, porque no hay dinero y porque nadie le informó cuánto costaría hacerlo.

A pesar de eso, algunas, como la Secretaría de Turismo, ya pusieron un pie en las nuevas ciudades sedes, con oficinas alternas.

La semana pasada, el subscretario de Turismo, Simón Levy, inició el traslado de la secretaría a Chetumal.

En la primera etapa, serán siete funcionarios de la Subsecretaría de Planeación y Política Turística, comandada por Levy, los que despacharán desde la capital de Quintana Roo. Éste es uno de los pocos casos –o el único- que se conoce, de una política que anunció López Obrador desde su campaña presidencial.

De las otras no se ha dicho una sola palabra, y eso es precisamente una de las cosas que tiene enojado al principal inquilino de Palacio Nacional.

Por si fuera poco, en los próximos días habrá otro tema que dará mucho de qué hablar.

Se trata, nada más y nada menos, que de la Fiscalía General de la República, cuyo relevo ven inminente en la Presidencia, por el delicado estado de salud en el que se encuentra su titular Alejandro Gertz Manero.

Tal y como lo publicó mi colega Carlos Zúñiga, el sábado pasado, el funcionario ha estado ausente públicamente desde los días posteriores a la explosión de Tlahuelilpan, Hidalgo. Fuentes de Palacio Nacional me confirman que Gertz Manero sufre de una enfermedad crónico-degenerativa que se le agudizó en los últimos días y eso lo ha mantenido fuera.

Se trata de un tema que, por razones personales y profesionales, tiene muy preocupado a López Obrador y a varios integrantes del gabinete presidencial.

Muy activa continúa la Unidad de Inteligencia Financiera de la Secretaría de Hacienda. La semana pasada logró que se congelaran las cuentas bancarias de Isidro Avelar Gutiérrez, quien fuera magistrado encargado del sexto Tribunal Unitario del Tercer Circuito, en Guadalajara, Jalisco.

Por órdenes del Consejo de la Judicatura Federal, ese funcionario fue removido previamente al Vigésimo Primer Circuito en Chilpancingo, Guerrero, debido a una serie de acusaciones de corrupción y presuntos nexos con el narcotráfico.

Y como dice el filósofo… Nomeacuerdo: Para gobernar se precisa firmeza, pero también flexibilidad y mucha paciencia, porque un sexenio no dura seis meses.

 

Por ALFREDO GONZÁLEZ CASTRO

@ALFREDOLEZ

¿Te gustó este contenido?