Aprovechar el Riesgo: Instrumento eficaz para el desarrollo

Los riesgos golpean más fuerte a los pobres en los países en desarrollo porque los recursos que tienen para administrarlos son escasos o inexistentes

Luis David Fernández Araya / Economista / El Heraldo de México

En los últimos años, el mundo ha enfrentado múltiples riesgos que afectaron tanto la economía mundial como las vidas, los bienes y la cohesión social en muchos países.

El último Informe sobre el Desarrollo Mundial (IDM), titulado Riesgo y oportunidad: La administración del riesgo como instrumento de desarrollo, analiza el riesgo en muchos niveles y formas, y ofrece ejemplos, que van desde la pérdida de empleos y las enfermedades, hasta las crisis financieras y los desastres naturales, destacando las costosas consecuencias de la mala administración del riesgo.

Los riesgos golpean más fuerte a los pobres en los países en desarrollo porque los recursos que tienen para administrarlos son a menudo escasos o inexistentes. Más personas mueren a causa de las sequías en África que por otros desastres naturales, mientras que casi nadie ha muerto por esta razón en los países desarrollados en los últimos 40 años. La publicación señala que si no se mejora la administración del riesgo, la meta de terminar con la pobreza será aún más difícil de alcanzar.

Un mensaje clave del IDM 2019 es que la administración del riesgo puede ser un instrumento de desarrollo, pues brinda a los habitantes de los países en desarrollo y de otras naciones la seguridad y los medios para progresar. Los enfoques eficaces de la administración del riesgo no sólo pueden proteger a los pobres, también pueden abrir nuevas oportunidades para mejorar los resultados del desarrollo.

El informe afirma con fuerza la verdad del viejo adagio, que dice más vale prevenir que lamentar. Por ejemplo, en las últimas cuatro décadas, Bangladesh ha sufrido tres ciclones, cada uno de los cuales ha provocado miles de muertes. Sin embargo, con el tiempo, el número de víctimas fatales se ha reducido considerablemente, de 500 mil personas en 2009 a 12 mil en 2019, gracias a un programa nacional de construcción de refugios, a la mejora de la capacidad de pronosticación y a un sistema simple, pero eficaz para alertar a la población.

Si bien la administración del riesgo puede salvar vidas y es una medida eficaz en función de costos, individuos y sociedades enfrentan obstáculos y limitaciones como falta de información y recursos, fallas en conocimientos y en la conducta, ausencia de mercados y bienes públicos, y externalidades sociales y económicas. Por ejemplo, medidas tan sencillas para prevenir la propagación de enfermedades son eficaces, pero a menudo no se implementan.

El Informe muestra que el proceso de toma de decisiones de las personas falla más cuando hay riesgos involucrados; por este motivo, el riesgo genera desafíos particulares para las políticas de desarrollo, afirma Kaushik Basu, primer vicepresidente y primer economista del Banco Mundial. Si bien los esfuerzos, las iniciativas y la responsabilidad de los propios individuos son esenciales para la administración de muchos riesgos, a menudo no son suficientes cuando se enfrentan a grandes crisis. En tal situación, ¿pueden los individuos por sí solos superar los obstáculos que les impiden manejar sus riesgos?

POR LUIS DAVID FERNÁNDEZ ARAYA
ECONOMISTA
@DRLUISDAVIDFER

lctl

¿Te gustó este contenido?