Aprendamos de Trump

Hoy ya sabemos de qué estamos hechos frente a Estados Unidos, pero también ante México. ¿Es suficiente enviar una carta de solidaridad y apoyo?

Óscar Sandoval / Articulista invitado / El Heraldo de México
Óscar Sandoval / Articulista invitado / El Heraldo de México

En política hay una frontera que hasta hace poco rara vez se visitaba y hoy es destino de moda: el juego entre lo que puedes decir públicamente y lo que puedes hacer bajo la ley. Su uso y moda ha permeado tanto que incluso se está convirtiendo en ley.

Ahí tenemos como ejemplo la negociación arancelaria y migratoria México-Estados Unidos. También el día a día de la política en México.

El NAIM-Santa Lucía son muestra: la ley está poniendo, al menos, un alto preventivo a lo dicho, que se esta(ba) convirtiendo en hecho. Esto no quita el daño económico o de reputación, pero le da vida.

Las campanas al vuelo por un acuerdo parcial están en esa frontera. Una negociación comercial es de detalles. Ya nos lo decía el martes pasado Kenneth Smith, exjefe de la Negociación Técnica para TLCAN, en La Billetera de ADN 40: se tiene que analizar el impacto en la economía producto por producto. Además, las cámaras y organismos empresariales pueden cabildear y litigar para cuestionar la legalidad de las acciones al invocar los poderes especiales económicos que permiten al Presidente estadounidense intentar esta imposición. El presidente Trump lo sabe, pero lo usa en su negociación.

En México, políticos y empresarios tenemos camino por recorrer para enfrentar estos retos con éxito que trascienda y no que sea paliativo. El martes 11 de junio las asociaciones y compañías de alimentos y agricultura enviaron una carta a sus legisladores con la que continuaron impulsando la aprobación del TMEC a partir de datos duros de las ventajas que traerá consigo. La lista de firmantes es sinónimo de unidad sin necesidad de que la palabra sea pronunciada.

La ventaja de las crisis es que sacan lo mejor y lo peor. Tras la primera etapa de la negociación migratoria-arancelaria. Hoy ya sabemos de que estamos hechos frente a EU, pero también ante México. ¿Es suficiente enviar una carta de solidaridad y apoyo?

Yo por lo pronto sigo viendo a los empresarios muy negativos en acción y muy positivos en dicción. En economía la solidaridad se ve en inversiones y en impulso de la actividad económica, no en el envío de cartas de buenas intenciones.

Decíamos que la frontera entre los dichos y la legalidad se está convirtiendo en leyes. Está por aprobarse en periodo extraordinario la Ley de Fomento a la Confianza Ciudadana que confía en uno hasta que, por las vías que siempre tienen los gobiernos, te demuestran lo contrario. Te prometen beneficios poco claros, entre ellos, el terror de la frontera entre el fisco y el cumplimiento de la ley. Estemos atentos, que pronto la buena voluntad podrá también ser castigada.

#ACCIÓNREACCIÓN

La Unidad de Género de TV Azteca, liderado por Benjamín Salinas Sada, pone el ejemplo y la fórmula para erradicar la discriminación y violencia atendiendo y revisando casos de exclusión. El objetivo: ambientes de trabajo más seguros para todos.

*Analista político y financiero

[email protected]

@OSANDOVALSAENZ

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo