Apostar por México

En ese entorno, el crecimiento de Heraldo Media Group es notable y vertiginoso

Adriana Delgado Ruíz / Colaboradora / El Heraldo de México
Adriana Delgado Ruíz / Colaboradora / El Heraldo de México

La apuesta es por el periodismo, el largo plazo, la evolución tecnológica y el desarrollo de contenidos acorde con esos cambios. En el momento económico actual no es fácil para los empresarios invertir en México. La generalidad de los medios de comunicación atraviesa por crisis financieras severas y recortes continuos de personal.

En ese entorno, el crecimiento de Heraldo Media Group es notable y vertiginoso. En su época actual, el periódico El Heraldo de México salió a la circulación hace tan poco como el 2 de mayo de 2017. Los contenidos informativos de su portal de internet compiten de tú a tú con los de grandes medios tradicionales y nativos digitales.

A los pocos meses de su arranque, lanzó una barra de producciones audiovisuales en Facebook Live y YouTube, abriendo así el camino hacia El Heraldo TV, canal que se ve desde el 22 de mayo por el 151 de izzi. Sólo un mes después, El Heraldo Radio inició transmisiones por la frecuencia 98.5 FM en el valle de México y la 100.3 FM en Guadalajara.

Todo ese crecimiento en sólo dos años es reflejo de una apuesta empresarial sólida por el contenido, que es el rey, y la distribución, que es la reina. La inversión en equipos técnicos es amplia y acompaña a una nómina robusta de periodistas y líderes de opinión de alto calibre. Sergio Sarmiento y Guadalupe Juárez como la dupla que abre el ciclo informativo; Martha Anaya con su análisis profundo; Salvador García Soto con su cuestionamiento incisivo; Carlos Mota y Mario Maldonado, con su conocimiento amplio del mundo de las finanzas y los negocios; Alejandro Cacho con su decir elegante y preciso, y muchas más plumas, voces y presencias plurales y prestigiadas.

El reto es cada vez más complicado porque, con la evolución del universo digital, los valores han cambiado. En un principio se apreciaba mucho más el perfil del escritor o el locutor, y ahora se observa más la socialización en internet, la interacción y el sentimiento de comunidad. Hoy, todos pueden crear contenidos y subirlos a la red pero ¿qué pasa con la calidad, la especialización, el rigor y la veracidad? Los rumores pían, las opiniones viscerales y sin sustento crean odios y polarización, las fake news infectan como virus letales. Invertir en multiplataforma y hacerlo profesionalmente es una necesidad básica. Es garantizar el derecho a la información. La televisión lineal, el video bajo demanda, la radio, el podcast, el portal de noticias y el diario impreso no se sustituyen entre sí, sino se complementan. Por momentos, construyen narrativas transmedia; en otros, sirven para dirigirse a audiencias distintas.

La inversión privada es básica. El papel de la sociedad, ineludible. El gasto gubernamental en publicidad oficial tiene una función mucho más allá de lo que parece. Esos ingresos permiten a los medios mantener áreas de investigación periodística de fondo y de análisis profundo. Ese periodismo que no es tan comercial como la nota de espectáculos, la policiaca o los clasificados, pero que es fundamental para una sociedad bien informada.

Una democracia plena requiere de medios informativos fuertes. Más opciones significan diversidad de puntos de vista y riqueza en el debate con ideas y argumentos. No es asunto menor.

POR ADRIANA DELGADO RUIZ

COLABORADORA

@ADRIDELGADORUIZ

 

¿Te gustó este contenido?