Aplausos al gobierno de Peña por la economía

Los economistas han elevado de 1.66 a 1.97 por ciento el pronóstico de crecimiento del Producto Interno Bruto de México para 2017

Netlog

Ayer, después de semanas de haber escuchado varios indicadores positivos de la economía nacional, finalmente el Banco de México liberó la madre de todas las encuestas, entre una treintena de economistas expertos, y que confirma la tendencia: la economía de México va bien, tiene una trayectoria positiva, y hay una revisión al alza de las expectativas de crecimiento.

Luego del Brexit, del triunfo de Trump, de la volatilidad generada por la caída en el precio del petróleo, y de la trayectoria errática de la paridad cambiaria, tenemos calma. La encuesta reveló un dato sumamente importante. Los economistas elevaron de 1.66 a 1.97 por ciento el pronóstico de crecimiento del PIB para 2017. Es verdad que este crecimiento se dará en un contexto de mayor inflación (5.90 por ciento en 2017, según la propia encuesta); pero no debe demeritarse ni un milímetro lo logrado por el gobierno, que ha hecho todos los esfuerzos para andar un camino sinuoso que pudo suponer una realidad adversa.

Recuérdense las constantes revisiones a la baja de los pronósticos de crecimiento en los últimos años. Esto cambió. Tanto la Secretaría de Hacienda como el Banco de México ya elevaron estos días su rango de crecimiento a un nivel entre 1.5 a 2.5 por ciento. De hecho, si contabilizamos la acumulación de logros, ya son varios: (1) se evitó la disminución en la calificación de deuda soberana; (2) se renovó la línea de crédito flexible del Fondo Monetario Internacional por Dlls. $ 86 mil millones; (3) se contrataron coberturas para Pemex que le protegen de ciertos riesgos en el mercado internacional; (4) el peso se fortaleció respecto de los 22 pesos por dólar que muchos pensaron tendría; (5) disminuyó el desempleo a una tasa mínima histórica; (6) se inició velozmente la negociación de acuerdos comerciales clave, como el de Europa; y se empezó a hablar con Corea y con los países del TPP.

Nadie puede escatimar lo que se ha logrado en los últimos meses. En otros países no se ha tenido la misma suerte. En Colombia, por ejemplo, la economía creció a un ritmo de 1.1 por ciento durante el primer trimestre de este año; mientras que en Chile el crecimiento fue de 0.1 por ciento, y en el Perú de 2.1 por ciento. México creció en el mismo período 2.8 por ciento. Brasil dijo ayer que su PIB creció solo 1 por ciento en el arranque de 2017, tras dos años de una intensa recesión.

Tras la elección del próximo domingo la discusión nacional se volcará en la elección presidencial. Al centro de ello estará el modelo de país que deseamos tener: uno abierto e integrado al mundo, en sintonía con un capitalismo que ha evolucionado para generar prosperidad y ampliar las clases medias; u otro modelo, aislacionista, dadivoso, basado en la intervención discrecional del estado en la economía. La elección es nuestra.

motacarlos100@gmail.com

Columna anterior: Goldman Sachs y Venezuela

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso