Anécdota culichi

Aprovechando una visita a Culiacán, una parada obligada fue ir a la casa de Los Tomateros, campeones de la LMP

Manuel Zamacona / Zona de Strike / El Heraldo de México

Estoy escribiendo esta columna desde una de las cómodas butacas del Estadio General Ángel Flores, casa de los actuales campeones de la Liga Mexicana del Pacífico (LMP), los Tomateros de Culiacán. Aproveché mi estancia en tierras sinaloenses, luego de entrevistar a Rosy Fuentes de Ordaz, titular del Sistema DIF estatal, y esposa del gobernador de la entidad, Quirino Ordaz Coppel, a quien, por cierto, también saludé por acá.

Cabe mencionar que ya degusté de las joyas culinarias que nos ofrece esta zona del país. Sí, al interior del estadio, por la zona del jardín derecho, está abierto un restaurante todo el año, a pesar de que la temporada haya concluido. La comida y la atención fue maravillosa: camarones roca, ceviche mitotero, tiradito de atún y una cerveza helada para amortiguar el calor. ¡Uf!

Pues sólo confirmé, de manera presencial, que es un recinto inigualable. Desde la fachada con decenas de puntos para tomarte la foto, la enorme entrada que desemboca en el embutacado, los más de 45 concesionarios de diferentes antojitos, los palcos con una vista privilegiada, las pantallas más grandes de Latinoamérica, la tienda de recuerdos más surtida del Pacífico.

Quiero aprovechar para agradecer la atención que nos brindó, a un servidor y a El Heraldo de México, el personal del estadio; Karla Navarro y Diana Sicairos, nos mostraron rincones que quizá no todos tienen la oportunidad de recorrer.

Literal, entramos hasta el terreno de juego. En el recorrido siempre me acompañaron el buen Daniel Casillas, camarógrafo y realizador de El Heraldo TV; y mis primos Manuel Vásquez y Mariana Olea.

La vibra y la energía del lugar era imponente, de sensación de victoria. Hace apenas unos días, los Tomateros de Culiacán alzaron la corona número 12. Espero que ustedes, al igual que yo, tengamos la oportunidad de visitar el Ángel Flores en invierno, con las butacas a reventar, la comida en una mano, y una bien fría en la otra, y el ambiente que sólo este bello deporte ofrece. ¡Gracias, Culiacán!

¡FELICIDADES, DIABLOS!

En la semana, los Diablos Rojos del México cumplieron 80 años de vida. La novena que nació en 1940 está festejando en grande ser el equipo más ganador de México en cualquier disciplina deportiva. ¡Muchas felicidades a toda la directiva, jugadores, cuerpo técnico, y en especial, a una de las personas que hace que el beisbol camine a pasos agigantados: don Alfredo Harp Helú!

Vaya anécdotas que recuerdo con los Diablos. Siendo un Tigre de hueso colorado, es imposible no acordarse de las guerras civiles y, sobre todo, aquellas finales que me hicieron llorar. Unas de coraje y otras de alegría. Hoy en día disfruto mucho ir al Estadio Alfredo Harp Helú, también uno de los más modernos. Jamás le iré ni apoyaré a los Diablos, pero sé reconocer. Honor a quien honor merece.

 

POR MANUEL ZAMACONA

TWITTER @ZAMACONAALAIRE

ZAMALOCUTOR@GMAIL.COM

abr

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.