Andrés Manuel, el más golpeado

Muchas fueron las acusaciones en estas campañas que hoy concluyen. Pero la peor parte se la llevó el de Morena


Por adjetivos no hemos parado en estas campañas. Lo curioso fue que, en esta ocasión, los dardos no surgieron de los principales candidatos, sino de los dirigentes.
Y el que se llevó la peor parte fue Andrés Manuel López Obrador.

Pero comencemos con las imputaciones del líder de Morena: En sus dichos no le faltó el consabido y transexenal señalamiento hacia “la mafia del poder”.

Pero añadió una nueva advertencia: “Son tiempos de definiciones, no tiempos de canallas”.

Coloreó los remates de sus discursos en los mítines con esta frase que ya se volvió clásica entre sus seguidores: “Están entregando despensas, frijol con gorgojo, tarjetas, pollos, patos, chivos, borregos, puercos, cochinos, marranos, cerdos…”

Tras la letanía y ese doble juego de palabras, el líder de Morena aconsejaba a sus seguidores:

“Tomen todo lo que les ofrezcan pero a la hora de la hora, díganles: –y venga el gesto de una mano sobre la otra y el índice al frente-, ¡Toma tu voto!.

La forma de contrarrestar la compra del voto pudiera parecer inocente, pero en una de esas algo ayudará el próximo cuatro de junio.

Esto, en las plazas públicas, en los spots, en los videos en Face, en el tweeter.

Pero por lo que toca a su ánimo en el tú a tú –en entrevistas particularmente-, no le ha ido muy bien que digamos al de Macuspana. Es ahí que se ha puesto a prueba su capacidad de resistencia y donde más ha acusado los golpes.

-0-

OBSESIÓN DEL DIRIGENTE DEL PRI- Del lado del PRI, el más agresivo fue el Presidente del PRI, Enrique Ochoa Reza.

De hecho, desde que asumió el cargo no ha parado de lanzar epítetos contra el tabasqueño. Parece obsesionado con él.

Vaya, ¡hasta en el cierre de campaña de su candidato, Alfredo del Mazo le dedicó buena parte de su discurso a golpear a AMLO!

¿Y cuál es el tono? De “cínico”, “corrupto” e “hipócrita” no baja al ex candidato presidencial.

En estos dos meses de campaña que hoy concluyen, Ochoa exigió a López Obrador –entre otras cosas-, a renunciar al partido y a sus aspiraciones.

Amagó con denunciarlo por corrupción; exhortó a las autoridades iniciar una investigación sobre “la red de corrupción” que presuntamente encabeza; acusó a Morena de ser “la verdadera mafia en el poder, aceitada por sobornos y cínicamente abanderada por una supuesta honestidad valiente”.

Y su frase reiterada –con distintas variantes- ha sido: “No podemos permitir que la amenaza que representan López Obrador, Morena y la oscura caverna del populismo, avance en México”.

¿Qué tanto incidieron en los posibles votantes las carretadas de consejos, adjetivos y acusaciones que hubo de uno y otro lado?

La respuesta la tendremos el próximo domingo

-0-

GEMAS: Dirigentes del PAN y el PRD de Veracruz, destaparon a Miguel Ángel Yunes para la candidatura del PAN a la Presidencia de la República.

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota