Anaya… temor al escándalo internacional

Cierta o falsa la versión es citada como una preocupación real de Anaya, que al margen de ser un candidato de oposición se ha hecho de una enorme cantidad de enemigos personales, priistas incluidos

Anaya… temor  al escándalo  internacional

De creer a los voceros de Ricardo Anaya, una conferencia en Washington debió ser cancelada porque se le confirmó una cita en Santiago de Chile con Eduardo Frei y Ricardo Lagos, ambos ex presidentes de la nación austral.

Aunque dar preferencia a la capital chilena por encima de la estadounidense suena bien, en términos de la retórica nacionalista y/o latinoamericanista, es una alternativa que parece extraña, si no fuera de lugar.

De hecho, la visita a Washington hubiera sido más lógica. Anaya estuvo a principios de semana en Berlín, donde lo recibió Angela Merkel en su papel de lideresa de la Union Cristiano Demócrata (CDU), uno de los mayores partidos de centro derecha del mundo.

Distinguidos como son Frei y Lagos, importante como fue su papel como constructores de coaliciones y presidentes de transición en Chile, no resulta tan claro que los intereses del país, en general, o de un eventual gobierno de Anaya, en particular, hayan sido mejor servidos.

Para bien o para mal, la relación con EU es y tiene que ser privilegiada. Incluso en tiempos de Donald Trump.

Suena muy bien la idea de vincularse con otras regiones, especialmente lo que los románticos llaman la patria grande; pero hay 30 millones de mexicanos y mexicoestadounidenses y tres mil kilómetros de frontera.

Olvidemos si se quiere otro factor, como el comercio y economías integradas.

Hay un proceso de integración social y económico que obliga a mexicanos y estadounidenses. La reacción contraria más evidente es la elección misma de

Trump: el muro que propone y tiene tantos partidarios entre sus votantes parece menos contra migrantes que una manifestación de apartheid nostálgico para tratar de evitar la contaminación cultural, racial y social que implica.

Eso de alguna forma esta reconocido y hasta incluido en la plataforma de la coalición que encabeza Anaya , que incluye varios señalamientos respecto a la relación con EU y los mexicanos y mexicoestadounidenses.

Pero ni siquiera el candidato considerado como de izquierda, Andrés Manuel Lopez Obrador, ha dejado de asistir a un compromiso hecho en Washington: eso le permitió en su momento al menos expresar allá su mensaje político, sin filtros, aunque siempre en español.

Es dudoso que Anaya haya sido disuadido por las acusaciones divulgadas allá por Claudia Ruiz Massieu, secretaria general del PRI. Tampoco pudo haber sido pánico escénico.

Lo que hubo, dicen algunas fuentes, fue el temor a que la campaña en su contra haya ido mas allá, e incluida la posibilidad de una escalada que pudiera llegar a un arresto temporal al entrar a EU, en un favor privado entre gobiernos.

Cierta o falsa la versión es citada como una preocupación real de Anaya, que al margen de ser un candidato de oposición se ha hecho de una enorme cantidad de enemigos personales, priistas incluidos, que preferirían un gobierno de López Obrador a un gobierno de Anaya.

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano