Anaya, candidato histórico

Logró manipular a su partido para conseguir lo impensable: una alianza con la izquierda

Anaya, candidato histórico

L a vida puede destinarle a un individuo un lugar en la historia… o no. Dependiendo del caso, alguien puede pasar a los libros de la historia con honores; pasar a la historia negra o, simplemente, pasar desapercibido.

Sin lugar a dudas, Ricardo Anaya, el candidato de Por México al Frente, es un candidato histórico y ya se ganó un lugar. La pregunta es cuál.

Hay varias razones que convierten a Ricardo Anaya en un candidato histórico. Es el candidato presidencial más joven que haya tenido el PAN, 39 años de edad al momento de ser postulado. Es el primer candidato presidencial panista en ir en alianza con un partido de izquierda, el Partido de la Revolución Democrática, y con otro descafeinado como Movimiento Ciudadano.

Nadie duda que es un hombre sagaz e inteligente, que logró manipular a su partido para conseguir lo impensable: una alianza con la izquierda.

Fue el primero en negociar acuerdos para convencer a los perredistas de hacer a un lado algunos de sus ideales históricos con tal de unirse.

También consiguió que muchos panistas vencieran su repulsión, abandonaran algunos de sus principios éticos y aceptaran ir de la mano con los perredistas. Pasó sobre la dignidad de muchos.

Ricardo Anaya Cortés es el primer presidente del Partido de Acción Nacional que logró imponerse como candidato presidencial. Para ello, dejó en el camino a varios panistas de cepa con mucha mayor trayectoria y derecho que él.

Tuvo el talento, la inteligencia y la audacia suficientes. Transó, hizo los amarres y los compromisos necesarios. Algunos de sus 
compañeros de partido lo acusan de mentir y traicionar, cosa también inédita. Hizo lo que fue necesario para lograr su objetivo. Dividió al partido, incumplió acuerdos, marginó a quien le estorbaba. Cedió a sus nuevos aliados perredistas y de Movimiento Ciudadano posiciones que legítimamente correspondían a otros panistas. Todo, en pos de la silla presidencial.

Pero hay más. Ricardo Anaya Cortés fue el primero en amenazar con meter a la cárcel al actual Presidente. También es el primer candidato panista acusado de corrupto y de cometer lavado de dinero, tráfico de influencias y delincuencia organizada. Nunca antes un candidato presidencial había sido denunciado ante la Procuraduría General de la República por delitos tan graves ¡y menos por alguien de su propio partido! Nunca, nadie, había calificado a un candidato presidencial panista como un vulgar ladrón.

Anaya es señalado por sus compañeros azules como el protagonista de la peor campaña panista de la historia. Hay quienes aseguran que, si no gana la elección, será el responsable de dejar al Partido de Acción Nacional hecho harapos. Algunos hablan ya de una urgente y necesaria refundación del partido.

¿Cuál será el lugar que le tiene reservado la historia a Ricardo Anaya Cortés?

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónFOTO: @Gibsonguitar

Mítico fabricante de guitarras Gibson se declara en bancarrota