AMLO y la rumba del safe

Una palabra, un deslinde, una crítica, serían el equivalente a un jonrón. Pero AMLO prefiere los safe. La trampa sobre la técnica


Andrés Manuel López Obrador volvió de su gira sudamericana. Estuvo en Chile y Ecuador donde se reunió con los presidentes de ambas naciones para que conocieran el proyecto de Morena. A pesar de la cercanía geográfica al conflicto, no pronunció una palabra sobre la crisis venezolana, en la semana que Nicolás Maduro logró consolidar su dictadura.

A su regreso, colocó en sus redes sociales un video con espectaculares jugadas de safe en el béisbol (las de Josh Harrison de los Piratas de Pittsburgh son buenísimas) acompañadas de un mensaje: De la guerra sucia vamos a salir ilesos, va a ser ‘safe’, en todas las jugadas: que somos populistas, safe; mesiánicos, safe; antirreligiosos, safe; que recibimos dinero de Eva, safe; que Venezuela, safe; que Trump, safe; que Tláhuac, safe; de qué vivimos, safe; que estamos en contra de los empresarios, safe; que vamos a expropiar, safe; que sólo un niño por familia, safe; que no respetamos las instituciones, safe; que somos conservadores, safe; más las que se acumulen, safe. Hasta le vamos a poner música y podría llamarse la rumba del ‘safe’ o del todos quietos.

¿Quién dijo que la política o el béisbol son aburridos?

No tardaremos en escuchar esa rumba. Pero más agradable sería para muchos escuchar alguna explicación sensata sobre los escándalos que están rodeando a Morena y que pueden convertirse en la piedra de sus zapatos en la elección presidencial de 2018. Porque aunque Eva Cadena fue exonerada por el INE, sigue abierto su expediente en la Fepade. Porque cada día se conocen más nexos del jefe delegacional en Tláhuac, Rigoberto Salgado, con la organización criminal que encabezaba El Ojos y ya se abrió un procedimiento para destituirlo. Por más que se le pregunta, López Obrador no se atreve a emitir condena alguna contra el régimen de Nicolás Maduro, el cual cada día mata a más venezolanos y mete a más opositores en la cárcel. Una palabra, un deslinde, una crítica, serían el equivalente a un jonrón. Pero AMLO prefiere los safe. La trampa sobre la técnica.

Que el candidato líder en las encuestas para la elección presidencial del 2018 no dé razones y prefiera comparar los conflictos que estallan en su partido con analogías del béisbol lo descalifica para cuestionar a sus oponentes.

Por cierto, de los videos mostrados por AMLO, solo una safe ayudó a los Medias Rojas de Boston a ganar la Serie Mundial de 2013. Las demás fueron un mero (pero nada aburrido) espectáculo.

CONTRASEÑA: La defensa de Elba Esther Gordillo acusa al magistrado del primer tribunal unitario, Miguel Angel Aguilar, de cometer violaciones sistemáticas al negar prisión domiciliaria a la maestra. Reportan que el viernes pasado sufrió un prolongado desmayo en el hospital donde está recluida en la colonia Roma. El sábado se le permitió salir bajo vigilancia a que le practicaran estudios en el Hospital Ángeles del Pedregal para descartar una isquemia cerebral.

 

Columna anterior: Peña estuvo bien

¿Te gustó este contenido?