AMLO y la prensa

El tema de la corruptela en México nunca fue ignorado por los medios nacionales ni internacionales

José Carreño
José Carreño / Desde afuera / Heraldo de México

l 13 de octubre de 2016, el diario Financial Times de Londres publicaba un reporte titulado Los esfuerzos anticorrupción de México carecen de la urgencia que el pueblo desea, para consignar la indolencia, o tal vez indiferencia con que se asumían las denuncias de corruptela contra el ex gobernador de Veracruz, César Duarte.

De hecho, la desidia hacia esa denuncia podría haber sido hecha extensiva a prácticamente cualquier miembro de cierta nota entre los grupos en el poder, durante el último medio siglo –excepto, por supuesto, cuando había alguna motivación política.

Como otros periódicos del mundo, y en especial los enfocados en temas económicos, pero también los generales, el Financial Times cuestionó tan frecuente como inefectivamente la cultura de corrupción en México. Y su papel era, y es, informar a sus sectores de las condiciones y la situación en México.

El tema de la corruptela en el país nunca fue ignorado por los medios, nacionales ni internacionales. Evidentemente el énfasis pudo haber sido insuficiente en un caso y llegó a dejar de ser noticia, aunque sí un tema recurrente y siempre redescubierto en el otro.

Pero a lo largo de los últimos 50 años, y posiblemente más, fue un tema presente en las coberturas.

Pero hace medio siglo eran otros tiempos y México era un país de relativa importancia económica, en la frontera con EU y una buena imagen entre la izquierda latinoamericana, gracias a una política exterior liberal.

El hecho también es que las crisis de los 80, incluso el terremoto de septiembre de 1985, y el debate en torno al Tratado Norteamericano de Libre Comercio (TLCAN) a principios de los 90 nos pusieron frente a un espejo; y en él vimos reflejados nuestros defectos y carencias.

Desde su perspectiva, es posible que el presidente López Obrador pueda tener razón al quejarse de que no hubo una mayor exposición del tema, pero el reclamo de que el Financial Times –y otros, por cierto– nunca dijo nada sobre la corrupción en México es evidentemente incorrecto, para no decir injusto incluso con alguno de sus colaboradores –Epigmenio Ibarra y Jenaro Villamil, por ejemplo– o personalidades como Carmen Aristegui. 

El asesinato de Manuel Buendía, en mayo de 1984, no se debió a su indiferencia respecto a la creciente crisis del narcotráfico y la participación de agentes gubernamentales. El entonces secretario de Gobernación y ahora director de la Comisión Federal de Electricidad, Manuel Bartlett, puede informarle.

Durante años, muchos escándalos y problemas políticos o de corrupción o de derechos humanos, recibieron más atención –o por lo menos fueron más abiertamente aireados– fuera que dentro de México. Pero al mismo tiempo, la publicación en el exterior era la fórmula que permitía abordar esos temas aquí.

Sus datos pueden decir otra cosa, pero el hecho y los archivos señalan que esa parte de su información es incorrecta.

POR JOSÉ CARREÑO FIGUERAS

[email protected] 

@CARRENOJOSE1

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónRECLAMO. Putin denunció que EU lanzó un misil tras la retirada del tratado INF. Foto: AP

Pide una respuesta para misil