AMLO Vs. La 4T

Germán Martínez defiende la institucionalidad porque recuerda el carácter autónomo del IMSS

Arturo Sánchez Gutiérrez, Decano Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey / Heraldo de México
Arturo Sánchez Gutiérrez, Decano Escuela de Gobierno del Tec de Monterrey / Heraldo de México

Hay cosas con las que no se juega desde el gobierno. Una de ellas es la salud. Germán Martínez lo hizo ver con claridad, a través de su carta de renuncia, de su defensa a la institucionalidad y de la claridad de sus convicciones sobre lo que debe ser el buen gobierno.

Además, la renuncia mostró que el gobierno mismo no entiende lo que se supone debe ser la llamada 4T. Prevalece el desorden, no hay claridad sobre prioridades y se piensa que con mañaneras y el discurso desgastado contra la corrupción se arreglarán las cosas.

Germán Martínez defiende la institucionalidad porque en su carta recuerda el carácter autónomo del IMSS, se dirige a su órgano de gobierno, el Consejo Técnico, y denuncia una injerencia perniciosa de algunos funcionarios de Hacienda, que ponen en riesgo la prestación de los servicios de salud. Pero, además, el exdirector denuncia que Hacienda pretende nombrar una suerte de delegados administrativos estatales, fuera del Consejo Técnico. Recordé a los superdelegados del Ejecutivo en los estados y los intentos de centralizar en el director de Pemex, funciones que hoy corresponden al consejo de administración. Ese afán centralizador descubre el carácter vertical de la nueva administración.

Martínez se duele con razón del efecto de los recortes presupuestarios en la atención médica a los derechohabientes. Este punto concentró los comentarios de los analistas, pues pronto se hizo evidente que la situación del IMSS es similar en el ISSSTE y en otras instituciones públicas de salud. La respuesta del gobierno es la misma: hay que acabar con la corrupción y todos deben ajustarse a los recortes. Mala tarde para la salud y peor, para las instituciones. Sorprende que Germán Martínez tenga que incluir en su renuncia el siguiente párrafo: Por otro lado, si acaso Hacienda cree que los ahorros en el IMSS los puede desviar a otros fines, es necesario recordarle que ‘el Instituto no estará obligado a concentrar en la Tesorería de la Federación sus ingresos’, según dispone el artículo 277 C de la ley del Seguro Social. ¿Es acaso ésa la intención? ¿Se busca utilizar recursos del IMSS para financiar otros proyectos? Si fuera así, en lugar de primero los pobres estarían primero los caprichos presidenciales, como Dos Bocas, Santa Lucía y el Tren Maya.

En todo caso, Hacienda sigue las instrucciones presidenciales. Difícilmente Carlos Urzúa tomaría decisiones sin el consentimiento de su jefe. Por ello, políticas como las que orillaron a la renuncia de Germán Martínez constituyen finalmente órdenes del Palacio y si éstas afectan a la salud de los mexicanos, el primero que entorpece lo que busca la Cuarta Transformación, es el presidente López Obrador.

Por lo que toca a Germán Martínez, lo menos que se puede decir es que hizo las cosas a estilo: claro, contundente y sin cortapisas. Se necesita valentía e integridad para escribir una renuncia así, particularmente en esta administración. Más allá de acuerdos o desacuerdos, Germán mostró que se le puede decir no al Presidente para defender convicciones y proyectos en los que se cree.

ARTURO SÁNCHEZ GUTIÉRREZ

DECANO ASOCIADO DEL ITESM

@ARTUROSANCHEZG

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo