AMLO, vendedor de ilusiones

Llama la atención de los observadores que ninguno de los industriales se atrevió a cuestionarlo

AMLO, vendedor de ilusiones

AGENDA CONFIDENCIAL

 

 

En los primeros diez días de actividad como virtual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador se ha convertido en vendedor de ilusiones, y los primeros que las han comprado, sin chistar, son los empresarios e industriales del país con quienes ha sostenido sendas reuniones.

Dejar de lado el mediocre crecimiento económico del último cuarto de siglo; crear millones de nuevos empleos cada año, construir un México próspero, sin gasolinazos, sin miseria ni desigualdad, sin huachicoleros … son algunas de las ilusiones que AMLO les ha vendido a aquéllos. La nueva Suiza, pues.

Los cupuleros del Consejo Coordinador Empresarial  compraron con cierta reserva lo  ofrecido, pero los industriales agrupados en la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamín) se mostraron  el lunes felices de contentos, jubilosos y hasta se le pusieron de alfombritas cuando López Obrador  afirmó que el presidente de esta última  organización, Francisco Cervantes Díaz, es una extraordinaria persona, un buen empresario, con dimensión social que está a favor del cambio verdadero… pero no sólo Paco ,  sino todos los empresarios con quienes se ha reunido, generan muchos empleos y están comprometidos a trabajar por el país, dicen los concamines que les dijo AMLO. ¡Ah chingá! Exclaman los perplejos. ¿Tan rápido cambió de opinión el tabasqueño, que hasta de a cuartos se lleva? Preguntan.

Según los voceros oficiales y oficiosos de la Concamin, Andrés Manuel está feliz porque aceptaron la propuesta de incorporar a 2.6 millones de jóvenes aprendices, a quienes se les pagarán inicialmente un sueldo de 3,600 pesos mensuales. Pero más felices estamos nosotros, comentaron algunos industriales al columnista, porque nos dijo que no habrá gasolinazos, que se mantendrán los precios considerando la inflación; que el gas, el diésel, la energía eléctrica tampoco aumentará más allá de la inflación en los próximos tres años; que después de ese periodo vamos a dejar de importar gasolinas porque el nuevo gobierno rehabilitará seis refinerías y construirá una nueva, con lo que bajarán los precios de los hidrocarburos. Después de los tres primeros años, cuando se tenga producción de gasolina en México, se producirá el milagro de no aumentar los precios, nos dijo AMLO, insisten aquéllos.

Llama la atención de los observadores, que ninguno de los industriales presentes en la reunión con López Obrador se haya atrevido a cuestionarlo, diciéndole que crecer la economía al 4 % no se podrá, y menos con tasas de interés cercanas al 8%; que los precios de las gasolinas no van a bajar, mientras que las cotizaciones del petróleo están subiendo; que para acabar con los huachicoleros se requiere algo más que una varita mágica; que crear millones de empleos cada año no es enchílame esta gorda, que…

¿Les habrá faltado valor?

AGENDA PREVIA

Antes de que llegue Germán Martínez Cázares a la dirección general del IMSS, el actual titular, Tuffic  Miguel, informó que el instituto tiene los recursos suficientes para poder operar mínimo hasta el 2030. El superávit en sus finanzas del orden de los 21 mil millones de pesos hará posible que se sigan construyendo más hospitales y se mejoren los existentes, y se compre equipo médico, entre otros.

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBolsa de red: El must del verano

Bolsa de red: El must del verano