AMLO tiene miedo, mucho miedo

El tabasqueño desestimó aliarse con fuerza política alguna salvo el inexistente Partido del Trabajo rumbo al 2018

Netlog

Pues dirán lo que quieran, pero por el tono del discurso, cualquier analista, incluyendo a los bisoños, podría pensar que el loquito pata suelta de la izquierda mexicana no quiere llegar a Los Pinos en el 2018. ¿Será porque le entra el pánico, como afirman sus detractores?

Sólo Andrés Manuel López Obrador sabrá sus razones. Pero por lo pronto ya anunció urbi et orbi que no está dispuesto a aliarse con ninguna fuerza política, excepto con el inexistente Partido del Trabajo para competir en la elección presidencial el próximo año.  Ingenuamente, el tabasqueño sigue creyendo que la alianza con los ciudadanos y militantes de todas las organizaciones políticas y sociales, su honestidad valiente, el heroísmo cívico de los militantes de su partido; su integridad, sus principios y otras virtudes –algunas muy escondidas–, serán suficientes para obtener el triunfo en la madre de todas las elecciones

¡Deja de engañar a tus seguidores Andrés Manuel! Le sugieren algunos integrantes de su equipo. Tú solito no vas a poder con la mafia en el poder. Dices que a tus detractores ya no les funcionan sus calumnias de que te pareces a Nicolás Maduro, que eres populista, autoritario, mesiánico; que estabas negociando con la maestra, no Delfina, sino con la otra, la de la maldad y la perversidad, pero la verdad es que parte de todo lo malo que se dijo de ti y los errores que cometiste influyeron en la derrota del Estado de México.  La guerra es la guerra, y la guerra sucia aquí y en China, bueno, allá no existe porque todo lo tienen bajo control, rinde frutos.

Más aún, eso de que los de MORENA no son iguales a los de los otros partidos, que la honestidad es su escudo protector; que cruzan los pantanos y sus plumajes no se manchan, que son enhiestos y erectos; que predicando con la honestidad resistirán y saldrán victoriosos frente a sus adversarios y su guerra sucia, es pura demagogia, afirman por su parte los detractores del tabasqueño.

 

Prometer que si MORENA llega a la presidencia habrá crecimiento económico, como no ha habido en los últimos 30 años, empleos para todos, bienestar; que se va a garantizar la tranquilidad y la paz social; que no habrá guerra contra la delincuencia organizada y desorganizada, ni migración forzada; que en MORENA  siempre mantendrán en alto los postulados de no mentir, no robar y no traicionar al pueblo, es mentira;  es igual de falso que lo que han propuesto  los partidos que han estado en el poder.

Y eso de que son auténticos, genuinos, congruentes, que sus principios valen oro y que MORENA es la esperanza de millones de mexicanos de todas las clases sociales, de todos sectores económicos, de todas las corrientes del pensamiento también es falso Andrés, insisten aquéllos. Claro que millones de mexicanos claman, desean, luchan por un cambio, pero no quieren entrar a la dimensión desconocida.

 

Columna anterior: Mensaje de Meade a huachicoleros

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso