AMLO, ¿Terror de gobernadores?

Un multiusos al gobierno federal y un profesional a la CDMX/Un administrador, el jefe de la policía capitalina

Enrique Muñoz / Miscelánea Política / Heraldo de México

De terror debe ser para los gobernadores saber que el Presidente irá a sus entidades, ya que no sólo se verán expuestos al abucheo público de reventadores profesionales de la política como ya es costumbre, sino que además, tendrán que rezar al cielo para que al mandatario no se le ocurra con sus consultas a mano alzada, echar abajo algún proyecto estrictamente local. Mostrando un profundo desprecio por la autonomía de municipios y estados, López Obrador tumbó en minutos el largamente esperado proyecto de un metrobús en La Laguna, pasando por encima de estudios, proyectos y, sobre todo, ignorando el interés de los ciudadanos que pudieron haberse visto beneficiados con esa obra.

Como muestra de que el tema migratorio lo seguirá llevando Marcelo Ebrard, está el nombramiento de Francisco Kiko Garduño al frente del INM tras la renuncia, por dignidad, de Tonatiuh Guillén, investigador y ex presidente del Colegio de la Frontera Norte. Garduño, personaje de todas las confianzas de López Obrador, ha sido fiel acompañante en sus campañas por la Presidencia en 2012 y 2016 y ha ocupado cargos locales y federales en dependencias como Pemex, PGR, Gobernación, Pesca y hasta el Banco de Crédito Rural, siendo hasta la semana pasada jefe de las cárceles federales. Es decir, se trata de todo un multiusos, menos, alguien con experiencia en temas migratorios.

En contraste, la llegada de Omar García Harfuch a la Policía de Investigación de la Procu capitalina es una adquisición de lujo dada su experiencia y resultados. En su currículum está la liberación de al menos 186 secuestrados, la captura de 606 plagiarios y la desarticulación de 56 grupos delictivos, además de tener una reputación de incorruptible y ser nieto del ex secretario de la defensa Marcelino García Barragán e hijo del ex director federal de seguridad, Javier García Paniagua. Con una licenciatura en Derecho y Seguridad Pública, estudios en Harvard, la DEA, el FBI y condecorado en nuestro país y otras naciones, García Harfuch es el policía de carrera que hoy le urge a la CDMX.

La deficiente actuación y los errores de la policía capitalina tienen que ver con factores como la escasa o nula capacitación de ministerios públicos, peritos y uniformados, pero también con el pobre perfil profesional de su titular como policía. Jesús Orta Martínez es economista por el TEC de Monterrey y Maestro en Administración por la Universidad de Texas, títulos que lo han llevado a la oficialía mayor del entonces Distrito Federal durante la gestión de Marcelo Ebrard, ha sido 17 años consultor en finanzas y administración en la iniciativa privada y hasta director de administración del Sistema Nacional de Seguridad Pública, pero de investigador, de policía, NADA y ahí están los resultados. No tener en la policía quien cubra mínimamente el perfil nos explica el porqué a los elementos de pie a tierra cualquiera los insulta, los abofetea y hasta los escupe!

Por Enrique Muñoz

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónSacapuntas / Heraldo de México

Sacapuntas