AMLO: sólo le falta el G20 y el WEF

El Presidente ya se percató de que necesita recuperar la confianza de los empresarios

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

La visita de Christine Lagarde a México, su foto con el presidente Andrés Manuel López Obrador, su discurso en el Senado y su presencia en un foro de mujeres es la mejor señal de que el nuevo gobierno tiene una claridad: el país debe ser funcional dentro del orden económico mundial. AMLO debería convocar a los morenistas confundidos y decirles eso: no hay otro camino. Por eso vino Ángel Gurría de la OCDE y por eso Lagarde refrendó su apoyo al país.

La señal de prudencia fiscal de México al mundo no podría ser más contundente. México buscará un superávit fiscal primario y AMLO ya se obsesionó con eso. Esa señal vale mucho en un momento en que hasta Brasil cae (ayer se supo que la economía brasileña cayó 0.2 por ciento en el 1er. trimestre de 2019, marcando un helado inicio para la administración de Jair Bolsonaro).

Para como van las cosas, y si va en serio la intención de AMLO de ser funcional en el planeta, como parece serlo, ya solo le faltarían dos espacios importantes: su aparición personalísima en la cumbre del G20 en Japón, que ocurrirá en Osaka el 28 y 29 de junio. Asimismo, AMLO debería acelerar su cercanía con el Foro Económico Mundial (WEF) de Klaus Schwab, y anunciar su asistencia a esa cumbre de atracción de inversiones en enero de 2020.

Es posible que estas cuatro vinculaciones (OCDE, FMI, G20 y WEF) pudieran revestir a AMLO de la confianza que no ha logrado transmitir a los inversionistas mexicanos. Estos sospechan de sus movimientos desde la cancelación del Nuevo Aeropuerto y están reacios a concederle que él tiene otras cifras con las cuales pretende entregar un crecimiento del PIB de 2 por ciento este año y de 4 por ciento en promedio durante toda su administración.

El Presidente ya se percató de que necesita recuperar la confianza de los empresarios. Por eso la foto con Lagarde y por eso varios de sus secretarios y coordinadores de proyectos han empezado a hablar de asociaciones público-privadas, que era un término que incluso se rechazaba utilizar hace un par de meses porque se asumía ligado al gobierno pasado y al neoliberalismo.

VILLALOBOS BRILLA

En una reunión con el cuerpo editorial de El Heraldo de México refrendé mi sospecha: el secretario de agricultura Víctor Villalobos es uno de los activos más preciados de la 4T. Una estrella. Yo le pregunté cómo ha evitado tener una crisis en su secretaría, porque casi todas las demás ya las han tenido. Dijo que dialogando. Y ojo: hay 600 organizaciones campesinas y ganaderas. O sea que dialoga muy bien, y no hay exabruptos en su sector. Y nos adelantó que México ya está por iniciar la exportación de plátano, aguacate, nuez pecanera y otros productos del campo a China. De hecho, nuestras exportaciones de tequila a ese país se multiplicarán por cuatro en los siguientes cinco años. ¡Venga!

POR CARLOS MOTA

[email protected]

WHATSAPP 56-1164-9060

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPeniley Ramírez / Linotipia / Heraldo de México

Peña Nieto, cercado