¿AMLO sigue siendo el jefe de gobierno?

Con la llegada de Morena, parece que estamos presenciando la vuelta de la figura del regente

andres-atayde-rubiolo1
PRESIDENTE DE PAN EN LA CDMX @AATAYDER

El poder del ahora Presidente no respeta jurisdicción ni acepta límites, eso lo sabemos de siempre, lo sorprendente es que la jefa de Gobierno no se comporte como tal, y que a decisión propia, permanezca subordinada al caudillo federal, justo como en la época dorada del PRI.

Hay que decirlo, fue gracias al trabajo constante y sonante de la ciudadanía que, en 1997, la primera reforma política de gran calado, del entonces Departamento del Distrito Federal dejaría de ser gobernado por un regente (una autoridad designada directamente por el presidente) y podría elegir en un ejercicio de votación a una persona para ocupar la jefatura de Gobierno.

Incluso, esto se podría entender como el punto de redención de la izquierda en México, ya que les permitió gobernar a la principal ciudad y capital del país.

Sin embargo, con la llegada del partido Morena a la Presidencia de la República y al Gobierno de la Ciudad de México, parece que estamos presenciando la vuelta de la figura del regente.

Con enorme tristeza hemos observado que ya en varias ocasiones nuestra jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, una persona de gran inteligencia y capacidad para gobernar de la mejor manera nuestra Ciudad, ha hecho por decisión propia, de alcahuete del presidente Andrés Manuel López Obrador, incluso en aquellos momentos en donde las decisiones improvisadas y mal informadas del gobierno federal afectan de forma directa a nuestra capital.

Está el ejemplo claro de la caprichosa consulta ciudadana del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México, la mal anunciada Estrategia Nacional de Seguridad (en la que se incluye la creación de una Guardia Nacional) , la desaparición del Fondo de Capitalidad y, por último, la crisis de desabasto de la gasolina.

Y todos los temas que incumben directamente a nuestra capital y en donde la jefa de Gobierno de la CDMX tomó la opción de no opinar o emitir postura.

Y es triste, no por la incapacidad del presidente López Obrador de respetar jurisdicciones o límites a su poder, eso lo sabemos de siempre.

Lo que resulta verdaderamente triste es ver cómo una mujer que de verdad podría hacer historia de la buena en su gestión, no dé un golpe real de autoridad y prefiera cubrir el mal trato del Presidente de la República a la Ciudad de México.

La jefa de Gobierno de la Ciudad de México, Claudia Sheinbaum, necesita que la ciudadanía le recuerde que su fidelidad es hacia quienes habitan esta importante ciudad, y no al Presidente de la República.

Para ello, doctora Sheinbaum, usted cuenta con el Partido Acción Nacional de la Ciudad de México, para detener de una vez por todas con la embestida del gobierno federal en contra de la capital.

Sea una jefa de Gobierno, no permita el regreso de los regentes, esos que obedecían y cubrían sin moralidad alguna los atropellos del presidente de la República.

Sus gobernadas y gobernados la necesitamos fuerte, innovadora, que sepa decir no cuando eso sea lo correcto.

Recuerde que ya estamos en el siglo XXI.

 

PRESIDENTE DE PAN EN LA CDMX

@AATAYDER

 

 

 

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónPapa Francisco, el campeón del mundo

Papa Francisco, el campeón del mundo