AMLO se equivoca frente al feminismo

Sería deseable que el Presidente deje de hablar sobre el tema como un patriarca y se ponga humildemente a escuchar

Hernán Gómez Bruera/ Fuera de Tono / El Heraldo de México/

El movimiento feminista es imparable. Las mujeres cada vez están menos dispuestas a callarse frente a las agresiones que sufren en todas partes. Saben que no están seguras ni en la calle ni en sus planteles educativos ni en el transporte ni en las oficinas ni en sus propias casas.

Su lucha no es la de un sector que abandere causas progres o fifís. Es la lucha popular a favor de los derechos de la mitad del mundo, como escribió hace unos días la feminista Violeta Vázquez.

Se trata de una de las batallas de la izquierda por excelencia, aunque una que debe situarse más allá de cualquier alineamiento partidista.

Es un error leer este movimiento como una expresión política en contra de la 4T. Las feministas no son enemigas del Presidente ni de la jefa de Gobierno, como explicó a esta columna Yndira Sandoval, una de las mujeres movilizadas.

Tan equivocada está la oposición partidista al pretender verlo así y tratar de sacarle tajada política, como el gobierno y algunos de sus simpatizantes al leerlo de esa manera.

López Obrador se ha caracterizado por entender los ánimos sociales. Tristemente, no ha sabido estar a la altura esta vez. Con sus declaraciones no ha demostrado ni la suficiente sensibilidad ni debida empatía, no digamos un plan concreto.

El gobierno se equivocó en el tema desde que el fiscal Gertz Manero intentó eliminar las siete razones por las cuales se tipifica el feminicidio, contraviniendo así lo que se ha trabajado en el tema durante años.

Su reacción, al ser increpado por Frida Guerrera durante la mañanera del viernes, tampoco fue la mejor. Peor aún fue que, luego de pronunciar un decálogo de generalidades, el área de comunicación de Presidencia lo difundiera en las redes como si se tratara de un conjunto de acciones.

La mañanera de ayer era la oportunidad de enderezar las cosas y adoptar otro discurso. Me hubiera gustado ver a un Presidente con la capacidad de rectificar, de escuchar con humildad causas que tal vez no sean tan sencillas de asimilar a su generación.

En lugar de eso pidió a las mujeres dejar de pintar bardas… Una vez más demostró que no entiende el tema y su especificidad, que sus colaboradores no lo han asesorado para que deje de meter el asunto en el mismo costal de la violencia general.

Es probable que a partir de ahora el movimiento feminista crezca, más ahora que el Presidente ha demostrado que no entiende que no entiende. Si AMLO no cambia esa visión estará incurriendo en un error estratégico.

Sería deseable ver un giro en los próximos días. Que el Presidente deje de hablar sobre este tema como un patriarca y se ponga humildemente a escuchar, incluso a las mujeres de su propio gabinete paritario a quienes debiera involucrar en la búsqueda de mecanismos para superar esta situación.

Si diariamente habla con los periodistas, bien podría recibir a una gran delegación de feministas en Palacio Nacional. Seguramente aprendería mucho de estas mujeres que han tomado las calles.

Escucha el podcast de ‘Fuera de tono’ con Hernán Gómez

POR HERNÁN GÓMEZ BRUERA
HERNANFGB@GMAIL.COM
@HERNANGOMEZB

lctl

¿Te gustó este contenido?



Escribe al menos una palabra.