AMLO pierde su agenda

Durante más de un mes, AMLO marcó agenda con gran facilidad, pero la crisis de la gasolina le arrebató la iniciativa

Martha_Anaya_
Martha Anaya / Alhajero / Heraldo de México

 

 

Aunque la pesadilla de la falta de gasolina irrumpió –de manera focalizada en seis estados inicialmente- el fin de semana pasado, todavía el lunes por la mañana Andrés Manuel López Obrador no parecía tener una dimensión clara del problema, ni mucho menos de lo que vendría en las siguientes horas.

En su conferencia mañanera del pasado lunes 7, el Presidente se manifestaba seguro de que se iba a resolver el problema del desabasto en algunos puntos y consideraba que el tema se había magnificado. Sobre todo en la prensa fifí.

López Obrador se notaba entonces tranquilo: No es un asunto generalizado –apuntaba-, vamos a enfrentarlo y a resolverlo.

Sólo cuando le plantearon los reporteros ¿cuánto tiempo calculaba que iba tomar resolver el asunto?, dio una respuesta que dejó un sabor inquietante (aunque otros lo interpretaron más como reto):

-Va a depender, a ver quién se cansa primero, los que se roban el combustible o nosotros. Yo nada más les mando a decir que soy perseverante…

En esa mañanera anunciaba que esta semana iniciaría la entrega de apoyos a los más pobres, con el programa de pensión a personas con discapacidad; el programa de apoyo a adultos mayores –que aumentará al doble-; y el de la contratación de jóvenes que van a trabajar de aprendices…

Pero bromeaba e invitaba incluso a leer su libro La Salida –no se van a aburrir, no van a bostezar, no es un Tafil-, para que vieran que ahí ya hablaba del robo combustible –siempre hay complicidad de la autoridad, decía- y que no se trataba de una ocurrencia.

El martes 8, cuando ya noticieros y primeras planas abundaban en el tema del desabasto de los combustibles,  AMLO abrió su conferencia dándole la palabra a la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, para hablar del tema de los presos políticos.

Muchas preguntas hubo al respecto, pero el tema fue devorado por las gasolinas. Las críticas a la estrategia contra el huachicoleo llenaban páginas y noticieros.

El tabasqueño respondió:

-Ayer que mencioné que era más caro el traslado de combustibles por pipas, inmediatamente salieron los analistas adversarios… Y pues sí, ¡pero es muchísimo más caro que se la roben!

Más tarde presentó el Plan de Impulso al Sector Financiero.

También quedó sepultado por el arribo de la crisis de las gasolinas a la Ciudad de México al atardecer.

Ayer miércoles, Andrés Manuel ya no intentó cambiar el tema. Dejó de lado su agenda. Desde que abrió la mañanera se enfocó en el tema del desabasto –que para él no es tal- de gasolina.

Y entre muchas otras cosas mencionó que pensaba que el problema de la distribución se iba a resolver muy pronto porque estaban utilizando dos, hasta tres turnos en pipas de Pemex, para distribuir, y vamos a convocar a transportistas para utilizar más pipas…

Lo cual indica que no esperaban, ni estaban preparados, para lo que sucedió.

 

 

GEMAS: Obsequio de una tapatía ante la falta de gasolina en Guadalajara: La ciudad se ve terrible, parece la serie de The Walking Dead.

[email protected]

@marthaanaya

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónTal cual

Tal cual