AMLO mesiánico Vs. AMLO pragmático

El primer año de gobierno de AMLO estará lleno de errores, tumbos y pequeñas rectificaciones

Carlos_Mota
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

 

Una persona del más alto nivel intelectual me ha revelado recientemente una hipótesis que ha empezado a circular en los grupos de pensamiento más relevantes del país. De acuerdo con esta hipótesis, la gran prueba de fuego para que los mexicanos sepamos quién es Andrés Manuel López Obrador ocurrirá a finales de 2019.

En esta hipótesis se plantea lo siguiente: el primer año de gobierno de AMLO estará lleno de errores, tumbos, y pequeñas rectificaciones. Esto ya ha empezado a ocurrir, notoriamente con los ejemplos de la errónea iniciativa de Morena para eliminar las comisiones bancarias; los dislates presupuestales que implicaron desasosiego por el dinero en universidades; y más recientemente con el escabroso desabasto de gasolina y la errática conducción de la estrategia para remediarlo de parte de todo el aparato de gobierno.

Luego de una colección estos errores un grupo amplio de la ciudadanía se hartará de darle el beneficio de la duda al nuevo gobierno, lo que ocasionará una crisis al interior de la psique del presidente. La hipótesis plantea que en AMLO conviven dos personalidades: la del personaje mesiánico, que seduce a millones y que confronta exitosamente ideas, personas y visiones; y la del individuo pragmático, que instrumenta políticas públicas con velocidad y resuelve problemas brincándose el orden institucional. El problema, empero, surgiría cuando las dos personalidades entren en colisión.

La gran prueba vendrá hacia el último trimestre del año, cuando de los dos AMLOS, tenga que prevalecer uno. Esto será evidente por el hartazgo de la gente y la furia del propio presidente, que para entonces habrá visto retrasos importantes en sus proyectos como el Aeropuerto de Santa Lucía o la recuperación de la producción petrolera en Pemex. Surgirá entonces el AMLO que dominará durante el resto del sexenio.

La hipótesis plantea que, si triunfa el AMLO mesiánico, el escenario será muy adverso: el presidente se radicalizará; culpará a fuerzas externas y a intereses anquilosados por las fallas y los malos resultados. Sería un escenario negativo. Pero si triunfa el AMLO pragmático entonces veremos ajustes en el gabinete y también el cambio de proyectos inviables hacia decisiones más sensatas (como el regreso del proyecto del NAIM).

¿Cuál de los dos AMLOs emergerá victorioso? Solo el tiempo lo dirá.

 

URZÚA, REGULAR EN NY

Los ven muy inexpertos, me dice desde Nueva York una fuente de primer nivel de un banco, cuando le pregunto cómo le fue al Secretario de Hacienda Carlos Urzúa en su gira por esa ciudad. Herrera es quien se está rifando, pero el problema está en Pemex, al que ven financieramente demasiado débil y deja mucho qué desear. No hay pánico, pero si cautela; y los mercados tomarán bonos emitidos por Pemex solo si ven un buen plan de negocios.

 

[email protected]

@soycarlosmota

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónJosé Carreño / Desde afuera   / Heraldo de México

El juego del Canciller