AMLO llamó “politiquero” a Monreal

AMLO ve a Monreal como un perfeccionado representante de la politiquería

Verónica Malo Guzmán / El Heraldo de México / Tres En Raya
Verónica Malo Guzmán / El Heraldo de México / Tres En Raya

Ha dicho, en Milenio, el columnista Carlos Marín —ex director editorial de ese diario y experimentado periodista— que el comentario presidencial emitido por AMLO en la mañanera del pasado martes deja en el misterio si es Ricardo Monreal o Martí Batres el senador a quien describió carente de principios, ideales, convicciones, mística y buenos sentimientos…. La misma duda plasmó Salvador García Soto en el diario El Universal.

¿Misterioso comentario de Andrés Manuel? ¿En serio? A los señores Marín y García Soto les viene a la medida —lo digo con todo respeto— aquel refrán de me extraña que siendo araña no tejas tu telaraña. Lo mismo digo con relación a Raúl Rodríguez, en su artículo también en El Universal, quien sostiene que las insinuaciones de AMLO son sin duda un reproche dirigido a Batres.

Quien acierta es el monero Hernández en La Jornada, pues es obvio, y no de ahora, que López Obrador ve a Monreal como un absolutamente perfeccionado representante de la politiquería que, se supone, la 4T eliminará.

Con otras palabras, eso ya se lo había dicho AMLO a Monreal cuando este no aceptó los resultados de la encuesta que hizo a Claudia Sheinbaum candidata de Morena a la jefatura de gobierno de la Ciudad de México. En agosto de 2017, derrotado el zacatecano, el hoy senador amagó con irse a otro partido.

Andrés Manuel, pocos días después de que Monreal anunciara su rebeldía, le dirigió estas palabras que me parecen en el fondo idénticas a las pronunciadas en la mañanera de este martes: No es la lucha del poder por el poder, no es el quítate tú, porque quiero yo, no es la ambición ni el poder, ni el dinero; lo que queremos es la transformación de México.

Monreal asumió el doble golpe —el de perder la encuesta frente a Sheinbaum y el de la descalificación de parte de AMLO—.

López Obrador con humildad buscó a Monreal para ofrecerle un arreglo: Monreal se disciplinaría, sería candidato de Morena a Senador con la promesa de darle la coordinación del grupo morenista en el Senado.

Para limitar el poder de Monreal, el presidente López Obrador decidió que uno de sus leales, Martí Batres, fuera el presidente de la Mesa Directiva del Senado. Un año después, lo hemos visto, Ricardo Monreal manipuló las cosas para sacar a Batres de ese cargo, donde ha ubicado a una tabasqueña que responde al zacatecano.

Batres ha protestado ante la comisión de honor y justicia de Morena, por lo que aún no se ha dicho la última palabra —no ha caído el último out— en tal disputa, en la que López Obrador ya tomó partido: calificó de politiquero a Monreal, aunque no lo haya mencionado por su nombre.

Lo que sigue es que en Morena entiendan el mensaje y le den la razón a Batres. Si no ocurriera así, Ricardo Monreal quedaría tan fortalecido que desde ya habría que considerarlo un serio aspirante a quedarse no solo con la candidatura presidencial de izquierda en 2024, sino también con el control en el largo plazo del partido de López Obrador.

POR VERÓNICA MALO GUZMÁN
[email protected] 
@MALOGUZMANVERO

lctl

¿Te gustó este contenido?