AMLO, en la boleta de 2021

El 6 de junio de 2021 se le preguntará al electorado si desea que el Presidente continúe en el cargo o renuncie

Carlos Zúñiga / Acceso libre / El Heraldo de México
Carlos Zúñiga / Acceso libre / El Heraldo de México

Una frase constante en los comederos políticos en días recientes es que Morena va a arrasar en las elecciones para gobernador de Baja California y Puebla. Considerados hasta hace poco como bastiones panistas, van a dejarse llevar por la ola morenista impulsada por Andrés Manuel López Obrador.

Dentro de este panorama, muy triste para la oposición, se discutieron y aprobaron en la Cámara de Diputados reformas constitucionales en materia de revocación de mandato y consulta popular. Nada peor para los adversarios de Morena que volver a enfrentar en las urnas al Presidente más votado en los últimos tiempos.

La intención de López Obrador quedó plasmada en lo reformado por los diputados: el primer domingo de junio de 2021, además de elegir gobernadores en 13 entidades, alcaldes en más de mil 500 ayuntamientos y todos los diputados federales, se preguntará al electorado mexicano si desean que el Presidente continúe en el cargo o renuncie.

Los senadores tendrán que revisar las reformas y se preveé que la oposición dé la batalla para que no se apruebe tal cual la enviaron los diputados, al igual que ocurrió con el dictamen de la Guardia Nacional. Tanto Mauricio Kuri, del PAN, como Miguel Ángel Osorio Chong, del PRI, han dicho que no pasará. Pero esto depende que la unidad opositora se mantenga.

En el Congreso, varios de los 329 votos obtenidos a favor de la propuesta vineron de legisladores considerados de oposición, 3 de ellos reconocidos priistas. La votación repercutió en el proceso de selección del nuevo líder del PRI, tanto así que René Juárez, actual coordinador de los diputados priistas, renunció a sus deseos de participar en la elección advirtiendo sobre un grave riesgo de fractura entre quienes quieren entregar el partido al nuevo gobierno y quienes pretenden imponer una dirigencia a modo.

La oposición ve que no tiene armas con las cuales enfrentar este nuevo tipo de consulta. Con la populariad actual del Presidente, difícilmente en menos de 2 años surgirán figuras de contrapeso y el resultado en las urnas, será catastrófico. De seguir las cosas como hasta ahora, sobre todo en materia económica, además de los estados Morena podría ganar más presencia en las Cámaras del Congreso, lo que ya no le impedirá tener la mayoría necesaria para reformar la Constitución. Carta libre a hacer lo que desee.

Aunque López Obrador se comprometió a firmar el lunes un compromiso de no reelección, las consultas siempre dejarán la puerta abierta a ese proceso. Y un riesgo mayor es el país que resulte después de una elección con proceso revocatorio. De por sí las elecciones en México son polarizantes, ahora tendrán más ingredientes de división. Las campañas serán más ásperas y hasta confusas y sí, tendrán a un Presidente metido en ellas gracias a que las leyes se lo permitirían.

Lo saben los adversarios de ALMO. Si bien no habría reelección, sí la posibilidad de que Morena se perpetúe. Triste panorama para ellos.

 

[email protected]

@CARLOSZUP

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo