AMLO debe adoptar regla-Trump

El Presidente eligió el mecanismo de las consultas públicas en ciertas localidades para avanzar su Tren Maya

Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México
Carlos Mota / Un montón de plata / Heraldo de México

El presidente Andrés Manuel López Obrador va ganando buena parte de las batallas que prometían detenerle sus proyectos emblemáticos. Una de ellas fue ante el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), a quien metió en cintura después de que el antropólogo Antonio Benavides, delegado en Campeche, dijera que se oponía a que entre un tren, simplemente porque Calakmul zona arqueológica está dentro de la reserva de la biósfera. AMLO se impuso, y en junio se firmó el convenio entre Fonatur de Rogelio Jiménez Pons y el INAH, encaminado a la suma de esfuerzos institucionales.

Pero las batallas del presidente apenas comienzan, por lo que bien podría emular al presidente Donald Trump, que recién hizo una jugada maestra: publicó una norma para que los estados definan, en un plazo máximo de un año, si existe daño a la calidad del agua como resultado de proyectos de infraestructura.

El anuncio ocurrió la semana pasada, cuando Andrew Wheeler, cabeza de la Environmental Protection Agency (EPA), emitió una regla para la implantación de una sección de la Ley de Agua Limpia (CWA) que faculta a los estados a opinar sobre proyectos de infraestructura que el gobierno desea desarrollar (como gasoductos). Lo que prevalecía era el estancamiento de ciertos proyectos, por culpa de los estados, por lo que la nueva regla obliga a esas autoridades a pronunciarse en definitiva en un plazo de un año.

AMLO eligió el mecanismo de las consultas públicas en ciertas localidades para avanzar su Tren Maya. Este mecanismo es óptimo pero reviste dos dificultades: (1) carece de fundamento legal, como lo vimos con la cancelación del Nuevo Aeropuerto, lo que deriva en una legitimidad frágil de cada decisión; y (2) implica costos innecesarios para el gobierno, que deberá instrumentar consultas para validar los proyectos de infraestructura de todo el sexenio.

No existe un registro público de proyectos no terminados en sexenios anteriores. AMLO dice que son muchos, y que los gobiernos pasados contrataban obra y luego abandonaban a medias los proyectos, muchos de los cuales enfrentan oposición local. El mecanismo de Trump tiene la virtud de institucionalizar otra variable, la velocidad. Al forzarles, las autoridades locales y las comunidades impactadas deben pronunciarse sobre temas muy específicos y probar sus hipótesis si quieren frenar una obra. De otra forma debe darse por aprobada. Solo así el sexenio será exitoso en obra pública en todo el país y su éxito no quedará circunscrito al Tren Maya, el Tren del Istmo y la Refinería.

ARGENTINA EN CAOS

La palabra pesadilla fue la que describió con mayor claridad el triunfo del kirchnerista Alberto Fernández. La moneda argentina se depreció 30 por ciento y el índice Merval abrió con una caída de 28 por ciento. Una catástrofe en puerta.

POR CARLOS MOTA

[email protected] 

WHATSAPP 56-1164-9060

edp

¿Te gustó este contenido?




Lo mejor del impreso
OpiniónBueno / Malo / Feo

Bueno, malo y feo